Público
Público

El Papa rehabilita al obispo que niega el Holocausto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El papa Benedicto XVI decidió rehabilitar a un obispo que niega el Holocausto tras realizar pocas consultas en el interior del Vaticano, donde algunos prelados temen que su acción tenga un impacto duradero en las relaciones con los judíos.

El hecho indignó tanto a judíos como católicos progresistas, y fuentes eclesiásticas dijeron que reflejaba el estilo autocrático de Benedicto XVI al administrar la Iglesia de 1.100 millones de fieles, a diferencia de su antecesor Juan Pablo II, que consultaba ampliamente.

"El papa obviamente no se lo dijo a la gente que sabía que posiblemente se opondría", dijo una fuente de la Iglesia.

El británico Richard Williamson, uno de los cuatro obispos tradicionalistas cuyas excomuniones fueron levantadas el sábado, ha hecho declaraciones negando el completo alcance del Holocausto nazi de judíos europeos tal y como es aceptado por la mayoría de los historiadores.

Williamson dijo a la televisión sueca: "Creo que no hubo cámaras de gas" y añadió que no más de 300.000 judíos murieron en los campos de concentración nazis, en vez de 6 millones.

El cardenal Walter Kasper, el alemán a cargo del departamento del Vaticano encargado de la unidad cristiana y las relaciones con los judíos, fue uno de los muchos a los que no les consultó con anticipación.

Williamson había hecho declaraciones similares en sermones en el pasado y también ha dicho que Dios no tenía la intención de que las mujeres usaran pantalones o asistieran a las universidades y que los ataques del 11 de septiembre eran realmente una conspiración del Gobierno de Estados Unidos.

Conversaciones anónimas con varias fuentes de la Iglesia mostraron que casi nadie en el Vaticano sabía que Williamson había negado la realidad del Holocausto.

"Todos a quienes conozco se enteraron por los medios", dijo una fuente. "No hicieron toda su tarea en este caso", agregó.

Estaba claro que los portavoces del Vaticano no estaban listos para la tormenta de críticas que siguió a la rehabilitación de Williamson. Algunos judíos dijeron que podía borrar medio siglo de diálogo.