Público
Público

Papandreu apela al patriotismo para aprobar el plan de ajuste

El Parlamento griego inició ayer el debate sobre el plan de ajuste y su correspondiente ley de aplicación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Parlamento griego inició ayer el debate sobre el plan de ajuste y su correspondiente ley de aplicación, cuya aprobación es la condición previa que ha puesto la Unión Europea para liberar un nuevo tramo de ayudas para el país, por unos 12.000 millones de euros. El debate se concluirá el miércoles, día que se someterá a votación el plan. Al día siguiente, se votará la ley de aplicación, que incluye el proyecto de privatizaciones, por las que Grecia debería ingresar unos 50.000 millones de euros. Estas dos votaciones suponen la verdadera moción de confianza para el partido gubernamental del Pasok.

En su intervención durante el debate, el primer ministro Yorgos Papandreu, apeló al patriotismo para recibir el apoyo al plan de ajuste. 'No solicito su voto porque sea lo que piden nuestros socios en Europa; se lo pido por la patria, por Grecia', dijo. En su llamamiento incluyó, no sólo a su partido (se teme que pueda haber diputados rebeldes), sino a toda la Cámara: 'Sé que el Pasok cumplirá con su deber. No obstante, me dirijo a todos los partidos, para que juntos cambiemos al país, para mostrar que estamos unidos. Juntos lo conseguiremos'. Papandreu declaró que el programa de austeridad 'es una gran oportunidad para el país y debemos aprovecharla', pues con él 'se cierra un periodo de incertidumbre para todos los griegos y podemos ya dedicarnos a las grandes reformas que necesita Grecia'. Por su parte, el ministro de Finanzas, Evángelos Venizelos, también intervino en la sesión para defender el plan del Gobierno y apelar, igualmente, a la responsabilidad histórica de los diputados.

El principal partido de la oposición, el conservador Nueva Democracia, reiteró durante la sesión su oposición al programa presentado por el Gobierno, señalando que su partido no puede aprobar un plan que incrementa el déficit, que se basa en estimaciones demasiado optimistas y que lleva al país en un punto muerto. El portavoz del partido conservador Nikolaos Staïkoúras dijo que el ajuste introduce una 'lujuria de impuestos' que, a su juicio, confirma el fracaso del anterior plan, aprobado el año pasado.

Los partidos de izquierda han rechazado el 'dilema de chantaje' de Papandreu, así como el partido Laos, de derecha. Una de las formaciones de izquierda, Sýriza, subrayó su oposición al programa presentado por el Gobierno aludiendo a su supuesta inconstitucionalidad. Por su parte, el partido comunista KKE se retiró del hemiciclo, poco después de solicitar una votación nominal para el plan de ajuste.