Público
Público

Papandreu nombra a Evangelos Venizelos como ministro de Finanzas

El primer ministro griego encarga al ex ministro de Defensa la gestión económica de la crisis

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El primer ministro griego Yorgos Papandreu ha anunciado que Evangelos Venizelos será el próximo ministro de Finanzas, ha informado una fuente oficial del Gobierno. 

De este modo, Papandreu acomete la reforma del Ejecutivo que anunció para este viernes. Venizelos sustituye a Papaconstantinou, que ahora ocupará la cartera de Medio Ambiente, según la televisión estatal griega.

La intención de Papandreu, quien ya dijo que no renunciaría, es crear un equipo que le apoye a la hora de abordar las reformas económicas tras el rescate, pese al malestar social y la división interna en su partido.

Por otro lado, el ministro de exteriores será Stavros Lambrinidis, miembro del Parlamento Europeo en representación del PASOK, partido griego en el gobierno.

El primer ministro griego, George Papandreou aplazó el anuncio del nuevo equipo el jueves en la noche en la que parecía una señal de que trataba de encontrar una persona adecuada para el puesto financiero clave.

La agitación política en Grecia ha golpeado a los mercados y suscitado las críticas de otros estados de la Unión Europea, donde los dirigentes no se han puesto de acuerdo sobre la mejor forma para seguir financiando al país y evitar una situación que genere un caos económico global.

Tres diputados han renunciado al Partido Socialista de Papandreou en el mismo número de días en protesta por un paquete de austeridad a cinco años, de 28.000 millones de euros (39.590 millones de dólares) que la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional (FMI) fijaron como condición para entregar más ayuda.

Dos de los tres diputados abandonaron a Papandreou el jueves tras un fallido intento de formar una coalición de Gobierno con la oposición conservadora, pero serán reemplazados con elementos leales, dejando intacta su leve mayoría parlamentaria.

Las protestas contra las medidas, que incluyen planes de recaudar 50.000 millones de euros a través de privatizaciones, se han sumado a las disputas políticas y la indecisión de la zona euro, provocando un gran nerviosismo en los mercados internacionales.