Público
Público

El paraguayo Santa Cruz llega al Mundial con experiencia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Roque Santa Cruz, el goleador de la selección paraguaya de fútbol, y llegará a Sudáfrica con la experiencia de haber participado en otros dos Mundiales y los dedos cruzados para que las lesiones no le jueguen una mala pasada.

Pese a haber estado ausente en el último año de la eliminatoria sudamericana por problemas de rodilla, el delantero del Manchester City se perfila como una de las figuras del equipo que disputará en Sudáfrica su cuarto Mundial consecutivo.

El jugador de 28 años, que dejó Asunción siendo adolescente y vistió durante varios años la camiseta del Bayern de Múnich, es junto a sus compañeros Nelson Haedo, Oscar Cardozo y al recientemente nacionalizado Lucas Barrios, la carta de gol del equipo dirigido por el argentino Gerardo Martino.

El espigado delantero, dueño de un físico privilegiado, está considerado un jugador eficaz a la hora de pelear el balón en el área y preciso al anotar, pero su falta de continuidad por culpa de las lesiones lo dejan con frecuencia fuera de ritmo.

Desde el año pasado Santa Cruz juega junto al argentino Carlos Tevez en el City, club al que llegó tras dos exitosos años en el también inglés Blackburn Rovers, pero en el que apenas ha podido hacer gala de su fútbol.

Tras una ausencia de casi un mes, el jugador reapareció a principios de mayo en el final de un encuentro de la Liga inglesa en la que su equipo perdió la posibilidad de jugar la Liga de Campeones. Sin embargo, Martino dijo que no le preocupa su inactividad.

"Voy a la iglesia y pido que siga sin jugar, así llega sin lesiones", dijo el entrenador en declaraciones recientes a los medios paraguayos, a los que aseguró que Santa Cruz se pone "rápido a tono".

Con la selección paraguaya, el jugador ha disputado 68 partidos y marcado 21 goles.

"CHICO GOL"

Santa Cruz dio sus primeros pasos en el fútbol en el club paraguayo Olimpia, donde rápidamente se ganó el reconocimiento local.

A los 18 años, el llamado "chico gol" fue transferido al fútbol alemán, donde tuvo una trayectoria empañada por sucesivas lesiones que lo tuvieron largas temporadas fuera de los terrenos de juego, lo que le convirtió en una eterna promesa.

Jugó ocho años en el Bayern, en los que anotó 29 goles en 129 partidos, según el sitio en Internet del jugador. El entrenador del club alemán dijo en una ocasión que el delantero parecía demasiado satisfecho con su condición de suplente, mientras que el jugador se ha mostrado cada vez más decidido a cambiar de rumbo.

El Betis lo tuvo en el punto de mira, pero finalmente terminó en el Blackburn Rovers, donde en poco tiempo se convirtió en un ídolo, marcando 23 goles en 57 partidos. El éxito en el fútbol británico le abrió las puertas del Manchester City, que en 2009 invirtió ingentes recursos en renovar su plantilla.

Santa Cruz debutó con la camiseta del City en septiembre pasado tras casi siete meses de inactividad por una lesión en ambas rodillas que también lo tuvo ausente durante buena parte de la eliminatoria mundialista.

El Mundial 2006 encontró a Santa Cruz fuera de ritmo, afectado por una lesión. En Corea-Japón 2002 había anotado un gol.

La ilusión de la afición es que el jugador llegue a Sudáfrica en buena forma y muestre todo su potencial.

"La selección está muy fuerte porque el grupo es muy unido, hay mucha predisposición para trabajar y todos son conscientes que se puede lograr lo que buscamos que es salir bien parados del Mundial", aseguró Santa Cruz.