Público
Público

Paralizado

.-

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

MADRID.- dUn matrimonio desempleado con una niña de 3 años ha logrado un acuerdo con la empresa Fidere para evitar su desahucio, en Carabanchel, al negociar su alquiler y pactar un calendario para saldar la deuda que acumulaba.

El acuerdo consiste en una renta mensual de 499 euros más el abono de 50 euros durante el primer año para saldar una deuda que arrastra. A partir del segundo, la cantidad suplementaria será de 80 euros y en el tercer año hasta 100 euros, según han explicado el propio afectado Fernando Encinas junto a la abogada de la asociación de afectados por la venta de vivienda de la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo (EMVS), Alejandra Jacinto.

Jacinto ha detallado también que el contrato presentado por Fidere para retirar el desahucio incluye además un pago único de 123 euros al final del mismo en concepto de deuda, que alcanza en su caso unos 3.000 euros.

Fernando Encinas reside en el número 8 de la calle Salvador Allende, en el distrito de Carabanchel. Está casado y tiene una hija de 3 años. Ambos cónyuges están desempleados y residen en una vivienda de la Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo que fue vendida a un fondo de inversión.

De hecho, Fernando Encinas ha explicado que en la reunión con los representantes de Fidere, éstos le han explicado que ellos no despliegan "alquileres sociales" y que la opción para evitar el desahucio era suscribir este nuevo contrato.

En este punto, ha remarcado que el nuevo contrato de alquiler supone un incremento respecto a la renta mensual de 420 euros que tenía con la EMVS y que sus ingresos se limitan a un subsidio también de 420 euros. En este punto, él y su familia podrán hacer frente al nuevo alquiler gracias a "apoyos familiares".

LA REPERCUSIÓN MEDIÁTICA, A SU FAVOR

Encinas ha relatado que su contrato venció en agosto y que los representantes de Fidere le han venido a trasladar, según ha dicho, le han ofrecido este nuevo contrato que debido a la "repercusión" mediática de su caso.

Luego ha relatado que desde Fidere le han dicho que no tienen nada que ver con "fondos buitre", a lo que ha añadido que su actitud revelan que sí son un "poco buitres" dado que no atienden la posibilidad de alquiler social, como revela el contrato que le han ofrecido.

Por su parte, la abogada de la asociación de afectados por la venta de viviendas de la EMVS ha dicho que Fernando sólo tenía la opción de este "contrato impuesto" para evitar su desahucio y ha censurado la venta de estos inmuebles que se dedicaban para desplegar alquileres sociales.

En este punto, la letrada ha remarcado que este contrato no se adapta a la situación que atraviesa Fernando y su familia y que "no es un alquiler social". Aparte, ha censurado que el contrato ofrecido por Fidere no incluye la opción de compra.

En consecuencia, el desahucio previsto para esta mañana se ha paralizado. En las inmediaciones de la vivienda se han congregado unas 30 personas para frenar el lanzamiento. Han acudido miembros de la PAH y de la Plataforma de Afectados por la Venta de Viviendas de la EMVS.

Fernando participó en el calendario de desnudos elaborado por los vecinos afectados --aparece en el mes de enero--. Según explicaba entonces Fernando, ha venido haciendo frente con puntualidad al pago de la renta, si bien y por su situación de desempleo, acumuló algunos retrasos ocasionales, que iba solventado mediante fraccionamientos, con la aquiescencia de la EMSV.

Pero a partir de la venta de su casa a Fidere se acabaron las flexibilidades y sin previo aviso le dieron el ultimátum. "Simplemente me citaron me dijeron que una empresa privada tenía mis datos y no me han dejado ninguna opción más que una fecha límite para que recoja mis cosas y me vaya", ha relatado.

Sólo en el PAU de Carabanchel hay 300 familias que viven la misma situación que Fernando, ha explicado Arancha Mejías, presidenta de la Asociación de afectados por la venta de vivienda pública de la EMVS, quien ha lamentado que el Consistorio de Ana Botella no esté amparando a estos vecinos, "a quienes les cobraban elevados alquileres mientras ahora han vendido sus pisos a fondos buitre a un precio irrisorio".

Mejías ha dicho que los afectados por esta enajenación de viviendas se sienten "vendidos" por el Ayuntamiento de Madrid y ha agregado que entre los vecinos se apoyan para tratar de evitar los desahucios.

LA PRESENCIA DE CARMONA, RECRIMINADA POR ALGUNOS DE LOS CONGREGADOS

Para tratar de frenar su desahucio se han concentrado una treintena de personas y ha acudido a la misma el candidato del PSOE al Ayuntamiento de Madrid, Antonio Miguel Carmona. Junto a Fernando, también ha acudido a la reunión con Fidere el letrado del PSM Lucas Fernández.

En la concentración se han escuchado consignas como "Vergüenza desahuciar a una familia', 'No toleraremos un desahucio más', 'Fidere Fuera' y 'Botella fuera'. Durante el transcurso de la concentración, algunos de los congregados (sobre todo miembros de la PAH) ha abucheado a Carmona con gritos de 'Vergüenza'. Otros le han expresado su agradecimiento por haberse acercado a apoyar a los afectados.

En la fachada del edificio también se podía visualizar un cartel de la empresa gestora de los inmuebles, ofreciendo contratos de alquiler a partir de 430 euros. El anuncio presentaba diversas manchas de pintura roja.