Público
Público

Un parche antidepresivo no ayuda a dejar de fumar: estudio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Anne Harding

Un antidepresivo administradoa través de un parche sobre la piel no da mejor resultado queun placebo para dejar de fumar, según reveló un nuevo estudio.

Eldepryl (selegilina) se utiliza para tratar el Parkinson,la depresión y la demencia, tanto en píldora como en parche. Laabstinencia de la nicotina es un problema grave para losfumadores que quieren dejar de serlo y la selegilina ayuda amantener los niveles de sustancias químicas cerebrales, como ladopamina, que disminuyen ante la ausencia de la nicotina.

"Ese es el motivo por el que esperábamos que la selegilinapudiera reducir la crisis de abstinencia asociada con lacesación tabáquica, para facilitarla", comentó el doctor JoelD. Killen, de la Escuela de Medicina de la Stanford Universityen California, coautor del estudio.

El equipo de Killen le asignó al azar a 243 fumadoresadultos el uso de un parche con selegilina o con placebo. Seles indicó comenzar a utilizarlo el día que planeaban dejar defumar y seguir usando un parche cada 24 horas durante ochosemanas.

Además, todos concurrieron a reuniones con especialistas deuna clínica comunitaria de cesación tabáquica para mantener laabstinencia.

A las ocho semanas, el 26 por ciento de los pacientestratados con selegilina se había mantenido abstinente durantepor lo menos la semana anterior, según pruebas de monóxido decarbono en el aliento, mientras que casi el 30 por ciento delgrupo tratado con placebo mantuvo la abstinencia por el mismoperíodo.

A las 25 semanas, el 17 por ciento de la cohorte tratadacon selegilina y el 19 por ciento del grupo tratado con placebomantenían la abstinencia, mientras que a las 52 semanas lasostenía el 20 por ciento de ambos grupos.

El equipo detectó también diferencias en la tasa de éxito alas 52 semanas según el género: se mantuvo abstinente el 28 porciento de las mujeres y el 16 por ciento de los hombres.

Hubo también evidencias de que a los participantes con altopuntaje en "activación conductual", lo que significa que teníanuna respuesta fuerte al estímulo de recompensa, como es elcigarrillo para un fumador, les fue mejor con selegilina.

Este efecto tendría sentido, señaló el equipo, porque ladopamina promueve las sensaciones de recompensa en el cerebro yla selegilina facilita la actividad cerebral de la dopamina, demodo que los fumadores más sensibles a la recompensa mediadapor la dopamina respondería mejor al fármaco.

De todos modos, la terapia conductual administrada con losparches fue el tratamiento más efectivo.

"A los fumadores del grupo tratado con placebo les fuemejor de lo esperado y pensamos que el tratamiento psicológicoproporcionado influyó en ese resultado", dijo Killen.

"Los tratamientos de cesación tabáquica exitosos debenincluir un componente conductual y otro farmacológico", añadióel experto.

En Estados Unidos, el 21 por ciento de los adultos fuma, loque equivale a unos 46 millones de personas, según los Centrospara el Control y la Prevención de Enfermedades. En general, unfumador necesita hacer varios intentos antes de dejar elhábito.

FUENTE: Addiction, septiembre del 2010