Público
Público

La pareja que se coló en la Casa Blanca

Un matrimonio estadounidense entra sin invitación a la primera cena de Estado de Obama y cuelga las fotos en Facebook

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Se supone que la Casa Blanca es uno de los lugares más vigilados del mundo, el más inaccesible para el común de los mortales, aquel donde nadie puede entrar sin autorización. ¿Nadie? No, un matrimonio de Virginia (Estados Unidos) se coló el martes en la residencia en la residencia oficial del presidente de Estados Unidos y se autoinvitó a la primera cena de Estado que ofrecía Barack Obama, en este caso al primer ministro indio Manhoman Singh.

Nadie se dio cuenta de que Michaele y Tareq Salahi no estaban en la lista de invitados, que no tenían autorización para pasar. Pese a ello fueron capaces de saltarse todos los controles de seguridad con una naturalidad pasmosa y de posar con el vicepresidente Joe Biden o con los marines de la Casa Blanca, imágenes que no han dudado en colgar en su Facebook, donde puede verse al matrimonio sonriente y como pez en el agua, como si acudiera todos los días a ese tipo de actos. 

El bochorno es para los Servicios Secretos, que ya han abierto una investigación para saber cómo pudo colarse en la fiesta de Obama el matrimonio Salahi. Un portavoz de los Servicios Secretos aseguró que ni Obama ni ninguno de los invitados corrió peligro: todos los asistentes tuvieron que pasar por los arcos de seguridad para demostrar que no llevaban ningún tipo de armas. 

Tampoco el perfil de los Salahi es el de unos psicopátas obsesionados con matar al presidente; muy al contrario, les encanta el espectáculo: según Reuters, aspiran a ser estrellas en un reality de la televisión y basta con mirar el perfil en Facebook de Michaele, la mujer, para darse cuenta de que lo que persigue esta pareja es la luz de los focos. 

Pero eso les puede salir caro: The Washington Post informa de que los Salahi pueden ser acusados de allanamiento de morada, a no ser que alguien les dejara entrar conociendo sus intenciones. Y es que una de las hipotesis que barajan los servicios secretos es que alguien les dejara pasar o bien que en uno de los puestos de control y acceso no se siguieran al pie de la letra las normas establecidas de seguridad.