Público
Público

París persigue a quienes se niegan a regularizar

Unos 8.000 contribuyentes franceses tenían cuentas en HSBC

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno francés fue el primero en hacerse con el listado de cuentas ocultas en en HSBC en Suiza y una vez que analizó las de sus propios ciudadanos, entregó a España los datos de los contribuyentes que le atañían, gracias a lo que el fisco español ha conseguido recaudar 260 millones.

Ahora, un año después, la Agencia gala ya ha iniciado los trámites de 'control fiscal' de aquellos contribuyentes que tenían cuentas ocultas en el HSBC de Suiza y que se han negado a regularizarlas. Así lo indicaron ayer fuentes del ministerio del Presupuesto, negándose a dar más detalles.

Francia ingresa 1.000 millones por cuentas ocultas en el extranjero

La lista del HSBC, en la que figuraban en total 127.000 cuentas pertenecientes a 79.000 personas, 8.000 de ellas francesas, ha estado desde hace más de un año en el centro de un tenso culebrón entre París y Berna, un tira y afloja que ha retrasado la firma del nuevo convenio de cooperación fiscal entre los dos países. Francia, suscitando la ira de Suiza, ha comunicado los listados a varios países, entre ellos Bélgica, Italia y Canadá, además de España.

A la hora de comunicar, el Gobierno francés prefiere proporcionar datos globales. Hasta el 31 de diciembre pasado, afirma el Ejecutivo, un total de 4.600 contribuyentes que tenían cuentas ocultas en el extranjero incluidas las del HSBC prefirieron acogerse a la 'célula de regularización fiscal', creada por París en 2009, y aportaron así 1.000 millones de euros en concepto de impuestos y penalizaciones, según los datos oficiales.

Un total de 4.600 contribuyentes regularizaron las cuentas secretas

Ahora, los contribuyentes localizados y no regularizados estarían empezando a ser escrutados con lupa por los inspectores, según el Ministerio del Presupuesto, que no aclaró la diferencia abismal entre la cifra inicialmente evocada 8.000 contribuyentes y la que está actualmente sobre la mesa, de sólo 3.000.

Los contribuyentes galos que sean atrapados por los controles fiscales actualmente en funcionamiento no podrán acogerse al llamado 'escudo fiscal', que permite a los más afortunados recibir cheques de devolución del fisco cuando han pagado más del 50% de sus ingresos en impuestos directos.

Por el contrario, el ministerio no aclaró si los 'regularizados' del HSBC sufrirán el mismo trato. Con la legislación actual en la mano, en 2011 esos contribuyentes sí podrán aspirar a recibir un cheque de devolución del Tesoro Público.