Público
Público

París "sorprendido" por el posible expediente de la CE por expulsar gitanos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Ministerio francés de Exteriores se mostró hoy "sorprendido" por la propuesta de la comisaria europea de Justicia, Viviane Reding, de abrir un expediente contra Francia por las expulsiones de gitanos, al tiempo que señaló que así no se mejora la situación de este colectivo.

"Hemos conocido con sorpresa las declaraciones de Viviane Reding. Pensamos que no es con este tipo de declaraciones como se mejora la situación de los gitanos, que son quienes están en el corazón de nuestras preocupaciones y de nuestra acción", aseguró un portavoz diplomático galo en París.

Reding propuso hoy abrir el proceso sancionador contra Francia -que puede conducir a una denuncia ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea- por transposición insuficiente de una directiva europea sobre la libre circulación de ciudadanos comunitarios y por la "aplicación discriminatoria" de ese texto.

El portavoz de Exteriores francés declinó polemizar con las declaraciones de la comisaria de Justicia.

"Ahora tenemos que trabajar a favor de la población gitana. Con este espíritu y para ese objetivo trabajamos estrechamente con las autoridades de Bucarest, una labor que queremos también hacer junto con nuestros socios rumanos y con la Comisión Europea", afirmó.

Reding se mostró muy crítica con el Gobierno galo y consideró "una vergüenza" la circular del Ministerio del Interior que preconiza la destrucción de campamentos ilegales, en particular los de los gitanos.

El nuevo roce entre París y Bruselas se produce después de que el Parlamento Europeo exigiera a Francia que terminara con su política de expulsión de gitanos.

El Gobierno galo hizo caso omiso de la petición de los eurodiputados y anunció que seguiría organizando vuelos de expulsión de gitanos en situación irregular.

El último partió hoy mismo de Marsella, al sureste del país, con 69 gitanos y con destino a Bucarest.

Se trata de inmigrantes que se acogieron al retorno voluntario, por el que reciben 300 euros los adultos y 100 los menores.

Según las asociaciones de ayuda a los gitanos, acceden a regresar por el acoso al que están sometidos por la policía y por los vecinos.