Público
Público

El Parlamento aplaza la posible amnistía y el retiro de la ALBA, y Lobo pide dejar salir a Zelaya

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Parlamento hondureño dejó hoy para enero próximo la discusión de una posible amnistía para los implicados en el golpe de Estado contra Manuel Zelaya y la retirada de Honduras de la ALBA, mientras que el presidente electo, Porfirio Lobo, pidió que se permita salir del país al derrocado mandatario.

El Congreso Nacional entró hoy en receso navideño y reanudará sesiones en enero próximo, indicaron fuentes del Legislativo, que no descartaron una convocatoria de urgencia por algún asunto que así lo requiera.

El presidente de facto, Roberto Micheletti, pidió ayer al Congreso que ratifique el acuerdo ejecutivo que él firmó el martes para desvincular a Honduras de la Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA), formada también por Venezuela, Cuba, Nicaragua, Bolivia, Ecuador y varios países caribeños.

La eventual amnistía política para los involucrados en el derrocamiento de Zelaya será analizada por una comisión legislativa, que consultará a otros órganos del Estado y sectores sociales antes de presentar su dictamen al pleno.

La comunidad internacional, según Lobo, pide la amnistía política para normalizar sus relaciones con Honduras, aunque este asunto quedó excluido del acuerdo que comisiones de Zelaya y del presidente de facto de Honduras, Roberto Micheletti, firmaron el 30 de octubre en busca de resolver la crisis política.

Ni la amnistía política ni la retirada de la ALBA tienen una fecha definida para su discusión en el Legislativo.

Lobo expresó hoy el respaldo del opositor Partido Nacional a la retirada de Honduras de la ALBA, iniciativa impulsada por el presidente venezolano, Hugo Chávez, a la que Zelaya adhirió el país en 2008.

"La bancada va a acompañar en esta decisión" en el Parlamento, dijo Lobo, que descartó que en su futuro Gobierno, que comenzará el 27 de enero próximo, vaya a revisar la decisión de Micheletti de abandonar la Alianza porque no está entre sus prioridades.

El presidente electo pidió, en declaraciones a los periodistas, que se deje salir a Zelaya de la embajada de Brasil en Tegucigalpa, donde permanece desde el 21 de septiembre, bajo las leyes hondureñas.

Zelaya "ha estado gestionando que le dejen salir", pero "no hay acuerdo en la calificación que él exige y lo que están dispuestos a otorgarle", afirmó, por lo que pidió "que se pongan de acuerdo, que el ex presidente Zelaya acepte y que los de la autoridad nacional le den también la salida".

"¿Para qué estar allí en la embajada de Brasil?, yo creo que no está bien", aseveró.

Zelaya ha estado "en una posición que no es congruente con lo que demanda la legislación" hondureña, matizó.

"La autoridad nuestra de Gobierno debe buscar la forma de darle una salida y él aceptar una salida que sea de acuerdo a lo que permite nuestra ley", señaló.

El Gobierno de facto, que preside Roberto Micheletti, sin embargo, rechazó el pasado día 9 otorgar un salvoconducto para que el presidente depuesto viajara a México.

Por su parte, Zelaya, próximo a cumplir seis meses desde su derrocamiento por los militares y tres meses encerrado en la legación brasileña, consideró hoy que su regreso al país para buscar su restitución en el cargo es lo más acertado que ha hecho en su vida.

"Mi retorno al país es lo más acertado que he hecho en toda mi vida política", dijo en una entrevista telefónica con Efe desde la embajada de Brasil.

"Es lo mejor que he hecho en mi vida, lo más correcto ha sido venir a ponerme de frente a mi pueblo, que está siendo reprimido, lo hice con plena convicción, lo hice porque quería yo mismo estar frente al problema", subrayó.

La crisis política hondureña derivada del golpe de Estado también fue tema de conversación entre Lobo y el ex gobernante de El Salvador Elías Antonio Saca, quien dijo a los periodistas en Tegucigalpa que no se le puede negar a Honduras la oportunidad de tener su gobierno democrático.

"Vamos a esperar ese momento en el que las cosas estén totalmente normales, porque no le podemos negar a Honduras la oportunidad de tener su gobierno democrático", enfatizó Saca tras una visita privada a Lobo.