Público
Público

El Parlamento declara a Kosovo "Estado democrático, libre e independiente"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Parlamento de la hasta hoy provincia serbia de Kosovo proclamó un "Estado democrático, libre e independiente", lo que ha sido rechazado de plano por Serbia, que anunció que "nunca reconocerá" la soberanía kosovar.

En una sesión extraordinaria del Parlamento kosovar en Pristina el primer ministro Hashim Thaçi, un ex líder guerrillero, cumplió el sueño de los cerca de dos millones de albano-kosovares, que ahora esperan ser reconocidos como Estado por la comunidad internacional, lo que algunos Estados ya han hecho hoy.

Se considera que los primeros países en reconocer al recién nacido Estado serán Estados Unidos y numerosos miembros de la Unión Europea (UE) como el Reino Unido, Francia y Alemania, mientras que España ya ha anunciado que, por ahora, no lo hará.

En Belgrado, el presidente de Serbia, Boris Tadic, afirmó que su país "no reconocerá jamás" la independencia de Kosovo, al tiempo que su principal aliado en el contencioso, Rusia, pidió una reunión urgente del Consejo de Seguridad de la ONU, que podría celebrarse hoy mismo en Nueva York.

"Nosotros, los dirigentes de nuestro pueblo, elegidos de manera democrática, a través de esta declaración declaramos a Kosovo Estado independiente", manifestó Thaçi ante los 109 diputados presentes en la Asamblea en Pristina.

Thaçi agregó que Kosovo es "un caso especial, derivado de la descomposición de la antigua Yugoslavia, por lo que no es un precedente para cualquier otro conflicto".

Tras la independencia de Kosovo existe el temor a un efecto dominó al existir en varios estados territorios que podría alegar ahora el caso kosovar como precedente para sus propias aspiraciones soberanistas.

Los casos más destacados son los de Osetia del Sur y Abjasia, en Georgia, Transnistria en Moldavia y el norte de Chipre, pero también el País Vasco en España.

Thaçi precisó hoy que Kosovo va a cumplir "las obligaciones del plan (Martti) Ahtisaari", en referencia a la propuesta del ex mediador internacional que propone una independencia limitada y tutelada para la provincia serbia.

"Las vamos a aplicar (las obligaciones), sobre todo el artículo 12 que trata los derechos de las comunidades étnicas", aseguró el primer ministro.

"Deseamos tenemos buenas relaciones con todos nuestros vecinos, sobre todo con la República de Serbia, con la que tenemos profundas relaciones históricas, comerciales y sociales", aseveró Thaçi, quien adelantó que promoverá la reconciliación entre ambos países.

Mientras, en Belgrado, el presidente serbio, Boris Tadic, manifestó hoy tras la declaración de Pristina que su país "no reconocerá jamás" la independencia de Kosovo.

La UE enviará en las próximas semanas a unos 2.000 expertos, policías, jueces y otros funcionarios, para apoyar al gobierno kosovar a construir un Estado de Derecho.

Serbia calificó ayer, sábado, el envío de la misión conocida como EULEX como una "vergüenza", alegando que viola el derecho internacional.

Según lo establecido en el plan de Ahtisaari, Kosovo no tendrá Ejército propio ni ministro de Exteriores y tampoco podrá ser miembro de las Naciones Unidas.

En ese sentido, Thaçi dijo que Kosovo va a construir "una nueva sociedad y damos la bienvenida a la presencia de la comunidad internacional y la misión policial de la UE".

Terminó la declaración diciendo que "todos los Estados tienen derecho a confiar en esta declaración y apelamos a nos extiendan su apoyo y amistad".

Mientras Thaçi leía en el Parlamento la tan esperada declaración de independencia, en las calles de la capital kosovar, Pristina, decenas de miles de albaneses, kosovares y también de países vecinos, festejaban la declaración de independencia ondeando banderas albanesas y estadounidenses.

Después de la votación de la declaración de la independencia, los diputados kosovares aprobaron hoy los nuevos símbolos nacionales para Kosovo, sobre todo la bandera, de fondo azul, con un mapa de Kosovo amarillo y seis estrellas blancas.