Público
Público

El Parlamento Europeo dice de que la falta de presupuesto es una mala señal para los mercados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente del Parlamento Europeo, Jerzy Buzek, instó hoy a los estados miembro de la Unión Europea a que prueben su voluntad de llegar a un acuerdo sobre el presupuesto europeo de 2011 si no quieren enviar una mala señal a los mercados.

"Si la UE no muestra un liderazgo lo suficientemente fuerte, no sólo envía señales negativas a los ciudadanos, sino también a los mercados. La negociación puede ser dura, pero necesitamos mostrar una disposición al compromiso por las dos partes y alcanzar una solución lo antes posible. La ausencia de decisión saldría muy cara", dice Buzek, en una nota enviada a la prensa.

En ella, Buzek acoge positivamente la nueva propuesta de presupuesto para 2011 presentada ayer por la Comisión con objeto de desbloquear las negociaciones y asegura que la Eurocámara "hará todo lo posible para alcanzar un acuerdo antes de final de año, que permita que todos los proyectos y políticas de la UE estén completamente operacionales a comienzos de 2011".

Sin embargo, el presidente de la Eurocámara insiste en las líneas rojas del Parlamento en la negociación, en relación con el instrumento de flexibilidad y el futuro de la financiación de la UE.

"La principal condición del Parlamento es tener un conjunto de reglas claras sobre la implementación del Tratado de Lisboa para poder ser capaces de financiar nuevas políticas y evitar futuras crisis presupuestarias", aseguró Buzek.

El plazo oficial para llegar a un acuerdo sobre las cuentas del ejercicio que viene terminó el pasado 15 de noviembre sin acuerdo entre el Parlamento Europeo y los estados miembros, poniendo a la Unión Europea al borde de una crisis presupuestaria.

Aquel día, la Eurocámara aceptó rebajar su propuesta de cifras y dio por bueno el incremento del 2,9% respecto al ejercicio anterior propuesto por el Consejo -órgano donde están representados los estados miembros-, pero a cambio exigió una serie de compensaciones relacionadas con su papel en la financiación de la Unión a largo plazo, que le fueron denegadas.

La última semana, los Veintisiete llegaron a un acuerdo para cumplir una de ellas: un mecanismo de flexibilidad que permita un gasto adicional del 0,03% del PIB de la UE (unos 3.000 millones de euros) en situaciones inesperadas.

Sin embargo, los estados miembros de la UE siguen sin aceptar la posibilidad de dar un papel importante a la Eurocámara en la negociación de las próximas perspectivas plurianuales, que marcarán las prioridades del gasto desde 2014 hasta 2020; así como el debate sobre nuevas fuentes de financiación de la UE, sobre las que la Comisión tiene previsto anunciar propuestas en junio próximo.

El Parlamento y el Consejo tienen previsto reunirse para analizar los avances en la negociación los próximos 6 y 7 de diciembre.

DISPLAY CONNECTORS, SL.