Público
Público

El Parlamento libanés aprueba la nueva ley electoral

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Parlamento libanés ha aprobado una nueva ley electoral que regirá en los comicios legislativos del próximo año, tal y como estaba previsto en los acuerdos de Doha, firmados el pasado mayo por los distintos grupos libaneses.

El Parlamento dio luz verde al proyecto esta madrugada, sólo unas horas después del brutal atentado de ayer en Trípoli, en el que murieron cinco personas y otras 27 resultaron heridas, según los últimos datos facilitados por las fuerzas de seguridad.

La nueva ley prevé la división del país en circunscripciones electorales más pequeñas, lo que permitirá a los cristianos elegir a un mayor número de sus representantes, ya que hasta ahora perdían parte de su peso demográfico en áreas electorales de mayoría musulmana.

Otros aspectos relevantes son que se mantiene la edad mínima para votar en los 21 años, frente a las peticiones de bajarla a los 18, y que no permite la participación de emigrantes hasta el 2013.

Este último punto era otra de las reivindicaciones de los cristianos, ya que hubiese permitido a decenas de miles de ellos, dispersos por todo el mundo, participar en la vida política del país.

Uno de los mayores logros de la nueva ley, que en realidad actualiza una vieja norma de 1960, es su aprobación ocho meses antes de la celebración prevista de las elecciones.

Tradicionalmente, las leyes electorales en el Líbano se han aprobado apenas semanas antes de los comicios, muchas veces a medida de los candidatos favorecidos por el poder, y sin apenas tiempo para el resto de aspirantes para preparar sus campañas.

En esta ocasión, además, las elecciones se celebrarán en una sola jornada, frente a los cuatro domingos que se empleaban hasta ahora para elegir a los legisladores.

Asimismo, la norma incluye limitar el tiempo que deben pasar los alcaldes desde su dimisión hasta ser elegibles para el Parlamento, que se reduce de dos años a seis meses.

El primer ministro libanés, Fuad Siniora, afirmó tras la constitución del nuevo Ejecutivo del país, en julio, que la reforma de la ley electoral era uno de los grandes retos del entonces recién nacido Gabinete.

Este fue uno de los compromisos alcanzado en los pactos de Doha, firmados el pasado mes de mayo y que permitieron superar la crisis política en el país gracias a la elección de un nuevo presidente y la formación de un gobierno de unidad nacional.