Público
Público

El Parlamento rumano rechaza al primer ministro propuesto por el presidente

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La grave crisis política que azota a Rumanía desde comienzos de octubre se agudizó hoy al rechazar el Parlamento de Bucarest al candidato a primer ministro designado por el presidente del país, Traian Basescu.

La mayoría parlamentaria opositora formada por socialdemócratas, liberales y nacionalistas de la minoría húngara malogró con su voto negativo (250 en contra por 189 a favor) la investidura del equipo del economista independiente Lucian Croitoru, designado por Basescu para formar gobierno tras la caída del gabinete de centro-derecha en una moción de censura el pasado 13 de octubre.

Sólo el Partido Democrático Liberal (PDL), cercano al presidente y la formación del jefe de Gobierno interino, votó a favor del equipo presentado por Croitoru, que está compuesto por miembros del mismo PDL y tecnócratas independientes.

Durante el pleno, los líderes de la oposición han reafirmado su apoyo al popular alcalde independiente de Sibiu, Klaus Johannis, para el puesto de primer ministro, y han criticado a Basescu por ignorar la propuesta de la mayoría parlamentaria.

A menos de veinte días de las elecciones presidenciales, el jefe del Estado debe proponer ahora un segundo candidato, que se someterá de nuevo al voto del Legislativo.

Basescu ya ha anunciado su intención de designar al candidato que proponga el PDL, la formación con más escaños, un primer ministro que difícilmente sería aceptado por los grupos de la oposición que dominan las dos cámaras.

Si la segunda designación de Basescu tampoco prospera, el presidente que salga de las urnas deberá proponer un nuevo jefe de Gobierno o convocar elecciones legislativas anticipadas.

Con el rechazo de Croitoru, la crisis política sigue bloqueada y pone en peligro el crédito internacional de 20.000 millones de euros contratado en marzo por Rumanía, que el país debe recibir hasta final de año del Fondo Monetario Internacional (FMI), la Comisión Europea (CE) y el Banco Mundial (BM), que no tienen un interlocutor firme con el que negociar.

El FMI ya ha anunciado que Rumanía no seguirá recibiendo dinero mientras no se haya elaborado el presupuesto público para 2010, que debe ser aprobado por el nuevo Gobierno.

Una delegación de la institución se encuentra estos días en Bucarest para buscar una salida al atasco y evaluar el cumplimiento de Rumanía de las condiciones macroeconómicas acordadas para la concesión del crédito.