Público
Público

El paro cierra 2011 en máximos y encara el año con peor perspectiva

El desempleo golpea a 5,3 millones de personas. La crisis ha destruido en cuatro años 2,7 millones de empleos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Que la economía sufre un 'crack' de enormes proporciones lo confirma su peor síntoma: un mercado laboral incapaz de levantar cabeza y que ha cerrado 2011 con 5,3 millones de personas en paro, un nuevo y sombrío récord que, no obstante, no llega a los 5,4 millones de desempleados que anunció el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, esta semana, y que el propio presidente del Gobierno dio hace semanas.

La Encuesta de Población Activa publicada este viernes confirma que 2011 fue, en términos de empleo, un año más parecido a los del inicio de la crisis que a algo que pueda parecerse a una salida. En todo el año pasado se destruyeron 600.000 empleos, un volumen sólo por detrás de 2008 y 2009, el epicentro del colapso. En toda la crisis, desde el último trimestre de 2007, se han perdido 2,7 millones de puestos de trabajo, la mitad aproximadamente en la construcción.

Pérez Rey: 'Llevamos tres años aplicando recetas que no sirven para nada'

Con una reforma laboral aprobada en 2010 que no ha servido finalmente para paliar los efectos de la falta de actividad y demanda, y unas políticas de austeridad que, también desde ese año, asfixian la economía, las perspectivas para el mercado de trabajo no son nada halagueñas. Los expertos coinciden en que la destrucción de empleo continuará durante los próximos trimestres, e incluso en 2013. 'No hay ni el más mínimo atisbo de recuperación. La otra conclusión que hay que sacar es que llevamos tres años aplicando recetas que no sirven para nada', asegura el profesor de Derecho del Trabajo de la Universidad de Castilla La Mancha, Joaquín Pérez Rey.

Para Florentino Felgueroso, investigador de Fedea, esta cifra de desempleo oculta otras realidades, como la desactivación de mucha gente que deja de buscar trabajo o la emigración. 'Si hay que cumplir con el déficit con las cifras actuales el año que viene llegaremos a los seis millones y medio de parados. La línea entre el paro y la economía sumergida va a ser cada vez más delgada porque la gente tiene que sobrevivir', asegura Felgueroso, que apuesta por conseguir más oxígeno para cumplir con el déficit y emplear ese margen para gastarlo prioritariamente en políticas activas de empleo.

La tasa de paro alcanza ya el 22,8%, y se acerca a la de 1994, cuando se tocó el máximo con un 24,5%. Es decir, aunque en volumen el paro es ahora mayor que nunca, en proporción a la población activa aún no lo es. No obstante, hoy en día hay más población en disposición de trabajar que entonces.

Los expertos prevén que este año siga la destrucción de empleo

Por sectores, el paro crece en todos ellos, excepto en el de personas que buscan su primer empleo, aunque lo hace ligeramente. Sin embargo, la construcción sigue siendo el sector que destruye más empleo. Por territorios, la diferencia entre comunidades es abismal: mientras que en Andalucía y Canarias la tasa de paro supera el 30%, en País Vasco y Navarra no supera el 14%.

El desempleo juvenil alcanza ya el 48%, es decir, uno de cada dos jóvenes está en paro. Otra de las cifras más dramáticas, el número de hogares con todos sus miembros en paro, no deja de crecer y ya se sitúa en 1,6 millones, 247.000 más que hace un año.

'La destrucción de empleo es muy fuerte en prácticamente todos los sectores, colectivos y tipos de contratos. Las perspectivas no son buenas', explica Begoña Cueto, profesora del departamento de Economía Aplicada de la Universidad de Oviedo, que señala que, si en el comienzo la crisis estuvo muy centrada en la construcción, ahora se trata de un colapso general del mercado en el que influye la crisis internacional, la restricción del crédito y la falta de empuje de la demanda interna.

Los hogares con todos sus miembros en paro son ya un millón y medio

La ocupación está también bajo mínimos: el número de personas que tienen un empleo se sitúa en 17,8 millones, la cifra más baja desde el primer trimestre de 2004, cuando, además, la población total era menor que la actual.

Para el secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre, la solución es otra reforma laboral, ya que los datos demuestran que el mercado de trabajo español tiene 'un problema específico de funcionamiento'. Latorre dijo que la reforma laboral irá 'más allá' del acuerdo alcanzado por sindicatos y patronal esta semana y que será completa, equilibrada, valiente y decidida', aunque sin más detalles.

El desempleo juvenil es del 48%: uno de cada dos jóvenes está en paro

Para los sindicatos, las políticas de recorte del gasto y del empleo público contribuyen a agudizar la crisis de la economía productiva y piden medidas de reactivación. 'Sólo una recuperación de la actividad económica, vía aumento de las exportaciones o mejora de la demanda interna, permitirá que las empresas necesiten contratar trabajadores', afirma UGT, mientras que CCOO insiste en la necesidad de concluir la reforma del sistema financiero y fiscal. Por su parte, la patronal espera que el pacto de esta semana contribuya a mejorar las cifras de paro, pero vuelve a la carga y pide 'una reforma estructural' del mercado de trabajo.