Público
Público

El paro de controladores pone en jaque al turismo

La huelga acordada ayer perjudicará a más de medio millón de viajeros

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Órdago de los controladores para presionar al Gobierno en la negociación de su convenio colectivo. Unos 1.800 trabajadores que vigilan los cielos españoles apoyaron ayer ir a la huelga en pleno agosto, el mes de mayor tránsito en los aeropuertos y de mayor impacto para el sector turístico. Pero este paro no se produciría antes del día 14, como confirmó el Ministerio de Fomento, porque los controladores tienen que avisar oficialmente diez días antes a Aena, la empresa de aeropuertos.

El sindicato que representa al 95% del colectivo, Usca, baraja parar un día entre el 18 y el 20 de agosto, reiteró ayer el portavoz, Daniel Zamit. Aunque, tras conocerse que el 98% de los votos emitidos por los controladores (el 92% del censo) respaldó el paro, otro portavoz, César Cabo, señaló que la central podría decidir hoy si se amplía a más jornadas.

Barajan parar un día, pero hoy pueden ampliarlo para presionar

Un solo día de paro perjudicaría a medio millón de pasajeros, según una estimación basada en los datos de tráfico de Aena. Aunque el mero anuncio de la primera huelga legal de los controladores en su historia es un arma potente de presión contra Aena y podría suceder como en 1988, cuando convocaron un paro que al final no se produjo porque hubo acuerdo.

Todo entra dentro del tira y afloja para intentar que Fomento, a través de Aena, mejore sus condiciones, sobre todo, en los turnos, ya que, con el nuevo sistema impuesto por el ministro, José Blanco, no pueden acumular horas sin descanso para luego tener más horas y días libres. De hecho, Usca centró ayer sus ataques en el ministro al afirmar en un comunicado que su 'incapacidad negociadora' les 'obliga' a ir a la huelga. Y le acusó de 'romper' las negociaciones 'a base de decretos' con, aseguran, 'extraños intereses' y 'en pleno mes de agosto'. Como colofón, le pide 'sensatez'.

Lo más contradictorio es que Usca reclama ahora que se aplique el decreto aprobado el viernes sobre los tiempos de descanso porque, dice, mejoraría el estrés con el que ha justificado que las bajas se hayan triplicado. El sindicato admite que el decreto empeora sus condiciones, pero 'mejoraría las tremendas y desproporcionadas programaciones actuales, paliando la lamentable situación psicofísica en la que nos encontramos'.

El sí' cosechó el 98% de los votos emitidos por el colectivo

Antes de conocerse el anuncio de huelga, el ministro de Fomento se mostró ayer 'sorprendido' por el cambio de actitud de los controladores ante el decreto. Blanco, que no se plantea movilizar a los controladores militares, garantizó unos servicios mínimos que aseguren el buen funcionamiento de los aeropuertos 'conforme a la ley', que le da la potestad de fijarlos. Fomento no los ha decidido porque no hay convocatoria, pero podrían ser similares a los que fijó Renfe en el último paro, del 50% al 75%.