Público
Público

El paro en EE.UU. dinamitó los máximos de las bolsas durante la semana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La destrucción de 467.000 empleos en junio en EE.UU., mucho más de lo esperado por los analistas, enfrió los ánimos más optimistas sobre la recuperación de la primera economía mundial y dinamitó los niveles cercanos a máximos anuales en el que se habían instalado algunas de las principales plazas bursátiles.

Cuando todas las miradas escudriñan la economía estadounidense en busca de síntomas de recuperación, los indicadores mantienen un escenario de deterioro.

Además del paro, esta semana se conoció que el gasto en construcción en EE.UU. bajó un 0,9 por ciento, mientras que el sector manufacturero acumuló en junio 17 meses consecutivos de contracción, aunque ahora a menor ritmo.

El sector inmobiliario también acusa la crisis y los precios de la vivienda en las grandes ciudades de EE.UU. acumula ya un descenso del 18 por ciento en lo que va de año.

Otra de las principales economías del mundo, el Reino Unido, sufrió una contracción del 2,4 por ciento en el primer trimestre respecto al último trimestre de 2008, bastante más de lo esperado, y mucho menos de lo que estima el Gobierno ruso para su economía, un 8,5 por ciento, frente al 6 por ciento de la última previsión.

Muy lejos del comportamiento de China para la que Merril Lynch pronostica un crecimiento económico del 7,6 por ciento para el actual ejercicio.

En Fráncfort el consejo de Gobierno del Banco Central Europeo celebró una reunión con poca historia en la que mantuvo los tipos de interés de referencia en el uno por ciento.

Su presidente, el francés Jean Claude Trichet aseguró que el descenso de los precios en la zona del euro es temporal y no se trata de un proceso de deflación y situó el horizonte de la recuperación económica en el 2011.

Trichet salía así al paso de las últimas estadísticas de Eurostat que certificaron un descenso de los precios de un 0,1 por ciento en junio cuando hace un año crecían a un ritmo del 4 por ciento.

En algunos países como Irlanda, Portugal, España y Luxemburgo el descenso de los precios supera o se aproxima al uno por ciento, mientras el consumo privado sigue una senda de contracción (-0,5% en la Unión Europea en mayo).

En España, el notable descenso del paro en junio, -55.250 personas-, por segundo mes consecutivo ha dado un respiro al Gobierno en una semana en la que ha continuado el goteo de malos indicadores.

Para el Banco de España, no obstante, la economía está frenando el fuerte ritmo de deterioro que mostraba hace unos meses y destaca como elementos positivos la mayor confianza de las familias en la evolución económica y en su capacidad de ahorro, y la mejora de la construcción debido a las obras promovidas por los ayuntamientos a través del Fondo Estatal de Inversión Local.

Pero los datos están ahí. La producción industrial disminuyó en mayo por decimotercer mes consecutivo, un 20,5 por ciento respecto a mayo de 2008, mientras que los beneficios de las empresas no financiera cayó un 21,5 por ciento en el primer trimestre, frente al descenso del 4,1 por ciento que mantenían un año antes, y el precio de la vivienda sigue cayendo, el 7,6 por ciento en el primer trimestre.

Los sectores de alimentación y farmacia son los que mejor resisten la contracción de la economía, con descensos de la producción del 2,7 y 4,8 por ciento respectivamente, mientras que en el otro extremo se sitúan la fabricación de vehículos y otras industrias extractivas con desplomes del 46,2 y 38,1 por ciento.

Las matriculaciones de vehículos en el mes de junio moderaron las caídas de meses anteriores y descendieron "sólo" un 16 por ciento debido a las ayudas directas a la compra de vehículos.

En este contexto, las familias hacen alarde de prudencia y el ahorro de los hogares es la mayor en los últimos catorce años. En el primer trimestre la tasa de ahorro sobre la renta disponible se elevó al 7,9 por ciento, frente al 2,8 por ciento de un año antes.