Publicado: 17.08.2014 00:01 |Actualizado: 17.08.2014 00:01

El paro estructural resucita el debate sobre reducir la jornada laboral para crear empleo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Trabajar menos para trabajar todos. Una histórica reivindicación del movimiento obrero enfocada a reducir el desempleo, mejorar la calidad de vida de los trabajadores y solucionar las desigualdades laborales de género, ha vuelto a ponerse de actualidad al ser, a grandes rasgos, la propuesta del hombre más rico del mundo.

El multimillonario empresario mexicano Carlos Slim, volvió a desempolvar en Paraguay la propuesta que ya había planteado en otros foros internacionales: trabajar tres días a la semana durante once horas diarias. En opinión del magnate de las telecomunicaciones, esta modalidad permitiría reducir el paro gracias al aumento del tiempo de ocio, es decir, fomentando el consumo.

En España, su propuesta equivaldría a reducir en siete horas la semana laboral, de las 40 actuales a 33, algo que permitiría "tener libres otros cuatro días y dedicarlos a la familia, a innovar, cultivarse o a crear. Más tiempo para el esparcimiento, para mejorar la calidad de vida", aseguró el millonario en el foro organizado por el Círculo de Montevideo, al que también acudía un viejo amigo suyo: el expresidente español Felipe González.

Precisamente la tesis de Slim es parecida a la que hace poco más de un año propuso otro íntimo de González. El histórico diputado del PSOE, Alfonso Guerra, planteó en 2013 eliminar un día de la semana laboral, es decir, trabajar 32 horas semanales para "obligar a los empresarios a crear empleo". Aunque Slim no entró en detalles cuando expuso su idea, Guerra proponía imitar el modelo alemán por el que el Estado corre con los gastos de la equivalente reducción salarial que implicaría la medida. Lo razonaba asegurando que ese gasto se compensaría con lo que ahorraría el Estado en prestaciones por desempleo.

El paro estructural derivado de la crisis económica, ha obligado a todos los países a enfrentar el debate para combatir el desempleo, y la posibilidad de repartir el tiempo de trabajo ha sido y sigue siendo una de las opciones más recurrentes. Sin embargo, esta idea lleva planeando por foros económicos y parlamentos desde hace décadas, haciéndose más notoria en cada una de las crisis cíclicas que han acompañado a la economía del mundo capitalista.

En la actualidad, algunos partidos políticos han incluido una reducción de la jornada en su programa electoral. Es el caso de Izquierda Unida, que en las dos últimas elecciones proponía una reducción por Ley de la jornada laboral a 35 horas semanales, aunque a diferencia de la propuesta de Guerra, sin que ésta implicara una reducción de los sueldos. La misma idea fue recogida por Podemos en su programa para las elecciones europeas, con el objetivo de "redistribuir equitativamente el trabajo y la riqueza, y favoreciendo la conciliación familiar".

Esta medida, ampliándola progresivamente hasta la semana laboral de 32 horas, ya fue el caballo de batalla de la Confederación Europea de Sindicatos (CES) durante la sangría de parados que provocó la crisis del 93 en Europa. Ahora, apenas una década después y con el desempleo aún más arraigado, son algunos empresarios los que se lanzan a esta modalidad.

Sin embargo, desde las centrales sindicales siempre se ha hecho hincapié en que es necesario diferenciar entre repartir el tiempo de trabajo entre más empleados y repartir el desempleo entre todos los trabajadores. Una diferencia crucial que tiene su clave en la reducción del salario junto al de la jornada, que equivaldría a repartir la masa de salarios entre los trabajadores ocupados y los parados, empobreciendo a los trabajadores , a diferencia de la supuesta intención de Slim.

La contrapartida de la idea del magnate y aún más llamativa que trabajar sólo tres días. Según él, la edad de jubilación debería situarse alrededor de los 75 años para "para aliviar la carga de jubilados", argumentando que la esperanza de vida ahora es mucho mayor mientras que los avances tecnológicos han reducido el esfuerzo de los trabajadores.

Al menos, la propuesta del empresario más rico del mundo para hacer frente al desempleo no se parece en nada a aquel "trabajar más y cobrar menos" que recomendó el expresidente de los empresarios españoles, Gerardo Díaz Ferrán, antes de entrar en prisión.


http://www.quoners.es/debate/en-tu-opinion-que-esta-peor-repartido