Público
Público

El paro juvenil en Reino Unido llega al millón de personas

El primer ministro, David Cameron, culpa de la situación a la crisis de la zona del euro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El paro profesional en la población británica de 16 a 24 años de edad llega ya al millón de personas, según avanzó ayer la entidad Barnardo, una organización benéfica de ayuda a la juventud, adelantándose a las cifras oficiales que publicará mañana miércoles la Office for National Statistics (ONS) referentes al último trimestre. La cifra del millón de jóvenes sin trabajo se considera el peor símbolo de la crisis económica por el coste humano que supone para este sector de la población plantearse su futuro.

Barnardo se ocupa del sector juvenil, pero no es la única organización que alerta del aumento del paro en Reino Unido. The Chatered Instituteof Personnel and Development (CIPD), el mayor centro europeo de formación profesional para empresas, advirtió ayer también del incremento de la población sin trabajo.

El sector público está recortando puestos de trabajo a una velocidad superior a la que los crea el sector privado, concluyó el CIPD. Las cifras del último trimestre contabilizado arrojan un total de 2,5 millones de parados en Reino Unido. Además, otros 7,8 millones de empleados trabajan a tiempo parcial. De ellos, 1,2 millones lo hacen por no tener más opciones y 6,6 millones de personas prefieren trabajar dos, tres o cuatro días a la semana. El trabajo a tiempo parcial es una práctica muy arraigada en Reino Unido.

El primer ministro, David Cameron, en una visita a Birmingham, culpó ayer a la crisis del euro de la situación económica por la que atraviesa su país. 'La crisis de la eurozona está perjudicando la economía británica y la de otros países', dijo Cameron, añadiendo que 'lo bueno que tenemos nosotros es que disponemos de un plan para vencer la crisis con bajos intereses [0,5%], los más bajos de Europa, recorte de impuestos para las empresas e inversión en proyectos educativos'.

'Hay otros países que no tienen plan de combate', apostilló Cameron, queriéndose alejar una vez más de sus vecinos de Europa. El primer ministro reiteró que, junto a lo que él llama medidas de combate, 'el objetivo principal de nuestra política económica es la reducción del déficit público'. Y aquí es donde Cameron choca con la oposición política, que le recrimina que sin plan de crecimiento económico no saldrán adelante.