Público
Público

El paro roza ya los cinco millones de personas

La tasa de desempleo se sitúa en el 21,3% en el primer trimestre. 256.000 empleos menos entre enero y marzo. Rubalcaba: "Marca un máximo" 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las malas previsiones se han cumplido. El paro en España roza ya la barrera de los cinco millones de personas, un máximo histórico. En el primer trimestre del año, 213.500 personas se sumaron al desempleo, lo que supone un total de 4.910.200 parados, según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA). La tasa de desempleo se sitúa ya en el 21,3%, casi un punto más que a finales de 2010.

Una situación 'grave', como el propio ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, admitió ayer. No obstante, para el Gobierno el desempleo ha tocado techo. El vicepresidente del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, reconoció que el dato es 'muy malo', aunque aseguró que a partir de ahora 'irá bajando y bajando'. 'Creo que marca un máximo', señaló. También el secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, lamentó ayer el dato, aunque recordó que el primer trimestre del año es siempre estacionalmente malo. 'Aun así, es un dato negativo ', dijo.

El hecho es que el mercado laboral español no sale de la sala de reanimación. Desde el primer trimestre de 2008 hasta ahora, el desempleo tan sólo ha descendido en una ocasión (en el tercer trimeste de 2009) y lo hizo en menos de 20.000 personas. El resto de los trimestres, el paro ha engordado. 'Son datos dramáticos e insostenibles y lo más desazonador es que no se ve una solución clara', afirma el profesor de Derecho del Trabajo de la Universidad de Castilla-La Mancha Joaquín Pérez Rey.

La destrucción de empleo sigue siendo intensa. El número de personas con empleo disminuyó en los últimos tres meses en 256.000, a pesar del leve repunte del PIB. Este es uno de los factores que contribuye al pesimismo de los expertos sobre el mercado de trabajo. 'Hasta que no caiga la tasa de destrucción de empleo y comience a aumentar la de creación de puestos de trabajo, no estaremos en una nueva fase de la crisis y seguirá aumentando el paro', diagnostica el investigador de Fedea, Florentino Felgueroso, que no cree que el paro vaya a superar los cinco millones de personas, aunque advierte de los 'efectos ambiguos' que puede tener sobre el desempleo el plan contra el empleo sumergido.

Aunque en el primer trimestre el descenso del empleo afectó más a los hombres (150.700 puestos de trabajo menos) que a las mujeres (105.800 menos), el paro femenino creció más que el masculino. Esto se explica porque, mientras que la población activa de los hombres bajó, la femenina subió; es decir, el número de mujeres que trabajan o que están dispuestas a hacerlo no deja de aumentar. De hecho, la tasa de actividad femenina alcanzó en el primer trimestre del año un nuevo máximo histórico, el 52,6%. A pesar de esta incorporación de mujeres, la población activa total bajó en 42.900 personas, un descenso que el secretario de Estado de Economía no consideró ayer significativo ni señal de un cambio de tendencia al respecto.

La destrucción de empleo se cebó en los contratos indefinidos (193.400), casi tres veces más que en los temporales (54.300). No obstante, Campa subrayó que el contrato de fomento del empleo está siendo efectivo, una afirmación que los expertos ponen en duda. 'Se está destruyendo empleo porque algunas recetas que se han aplicado al mercado laboral han facilitado el despido e incentivado la contratación temporal', subraya Pérez Rey. Felgueroso también cree que es el momento de revisar si algunas fórmulas, como el contrato de fomento, han funcionado.

El paro creció en todos los sectores. El colectivo de parados que perdieron su empleo hace más de un año (los desempleados de larga duración) crecieron en 60.000 personas y suponen ya casi el 50% del total de parados.

Para el profesor de Economía Aplicada de la Universidad de Málaga Alberto Montero, el paro sí puede superar los cinco millones de personas este año. 'Es el producto de desatender profundamente la reactivación del empleo a costa de salvar el sistema financiero y yo no veo factores de cambio para que haya reducciones del paro cercanas en el tiempo', asegura Montero, que añade que las leves mejoras estacionales que pueden venir con el buen tiempo no significarán 'un cambio de tendencia'.