Público
Público

Parreira el nómada espera que Sudáfrica sienta orgullo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El entrenador de la selección sudafricana de fútbol, Carlos Alberto Parreira, puede decir con orgullo que es la persona más experimentada en lo que se refiere a Copas del Mundo.

Parreira, que hará su sexto Mundial como entrenador, comenzó hace cuatro décadas como preparador físico en la selección de Brasil que se proclamó campeona en el Mundial de México 1970 de la mano del astro Pelé.

Luego ganó la Copa del Mundo como entrenador de su selección en 1994 y hace cuatro años se quedaron en los cuartos de final en el Mundial de Alemania.

Pero además dirigió a Kuwait en 1982 en España, a Emiratos Árabes Unidos en Italia 1990 y a Arabia Saudí en Francia 1998. Esa historia no terminó bien, ya que fue despedido tras dos derrotas en la etapa de grupos.

Sudáfrica es la quinta selección que Parreira lleva a un Mundial, lo que iguala la marca del inefable entrenador serbio Bora Milutinovic.

Parreira, de 67 años, ha dicho que Sudáfrica será el último trabajo en una carrera de innegable tinte nómada que comenzó en África hace 42 años.

Su primer trabajo, en 1968, fue en Ghana, adonde fue enviado para que enseñara la filosofía del fútbol brasileño. Allí se encontró rápidamente como entrenador de la selección y del club más importante en las competiciones de mayor relevancia del continente.

donde entrenó al Valencia en 1994-95 -, Turquía, Estados Unidos y en varios de los equipos más importantes de su país, como Flamengo, Fluminense y Corinthians.

En 2006, fue designado seleccionador de Sudáfrica por primera vez, pero tras 18 meses dejó el cargo por una enfermedad grave de su mujer. Volvió en noviembre después de que el hombre que había recomendado como reemplazo, Joel Santana, fuera despedido por una racha de malos resultados.

La posibilidad de dirigir a los anfitriones en un Mundial fue una gran motivación para volver a Sudáfrica, dijo Parreira, quien este año ha llevado a su selección a campos de entrenamiento en Brasil y Alemania como parte de la preparación para la gran cita que arranca el 11 de junio.

"Cada vez que camino por la calle o voy a comprar algo, o incluso a comer, me encuentro con gente que me dice 'entrenador, haga que nos sintamos orgullosos'. Esto es algo muy especial", dijo Parreira en una reciente entrevista con Reuters.