Público
Público

El parricida de la catana confeso acepta 22 años de prisión

Mató a sus padres en septiembre de 2007 con una sable decorativo y luego fingió un robo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un joven de 21 años ha aceptado hoy cumplir una condena de 22 años y medio de prisión por matar a sus padres en septiembre de 2007 con una sable decorativo y luego fingir un robo en el domicilio familiar en Catarroja (Valencia).

En la vista celebrada hoy en la Sección Cuarta de la Audiencia de Valencia, el acusado, que permanecía en prisión provisional desde que cometió el crimen, ha reconocido cabizbajo los hechos ante el tribunal, con apenas un hilo de voz y visiblemente más delgado que hace dos años.

La autopsia reveló que el padre murió degollado mientras que la madre sufrió heridas de arma blanca y murió a consecuencia de un fuerte golpe en la cabeza.

El fiscal le ha preguntado si se reconoce autor de la muerte de sus padres, si les atacó con ánimo de causarles la muerte y que si para ello había empleado una catana de adorno que poseía la familia, cuestiones a las que el joven ha respondido con un sí.

También ha reconocido que después de matar a sus progenitores se deshizo arma del crimen tirándola a un barranco, al mismo tiempo que ha declarado que la relación que mantenía con sus padres era 'buena'.

El fiscal había solicitado en principio para el procesado una pena de 30 años de cárcel como autor de dos delitos de asesinato, pero un acuerdo de las partes ha permitido la rebaja de la condena, que se ha fijado en 11 años y tres meses de prisión por cada uno de los dos homicidios.