Público
Público

El parricida de Santomera prestará declaración esta tarde en los juzgados de Murcia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Angelo Coratenuto Macanás, el hombre de 35 años que confesó haber decapitado anoche a su madre en Santomera, prestará declaración esta tarde en los juzgados de Murcia, donde tendrá que explicar, ante el instructor del caso, qué le llevó a cometer este parricidio, que ha conmocionado a la localidad.

El portavoz del ayuntamiento de Santomera, Víctor Manuel Martínez, dijo hoy a Efe que "el pueblo está conmocionado por esta noticia, que supera lo imaginable", tanto por cómo había sucedido como por el hecho de que la víctima, Teresa Macanás, era una persona "muy conocida y apreciada" entre sus vecinos.

"Era la estanquera del pueblo y la que traía todos los días los periódicos al ayuntamiento", explicó consternado el portavoz municipal, quien confesó no entender todavía como podía haber ocurrido algo así en Santomera, una localidad agrícola de unos 14.000 habitantes, situada a 30 kilómetros de la capital.

El estanco de Teresa Macanás, de 56 años, se encontraba junto al bar "Mar de Galilea", que había legado a su hijo Angelo, y fue allí donde éste, presuntamente, la decapitó anoche, alrededor de las 21:00 horas, con un cuchillo de grandes dimensiones.

Tras cometer el parricidio, Angelo Coratenuto abandonó el establecimiento por la puerta trasera, con la cabeza de su madre envuelta en un trapo, y dio varios paseos por la plaza de la Iglesia, una de las dos principales de Santomera, donde fue visto por un vecino, quien alertó al 112.

Hasta el lugar del suceso se desplazó una patrulla de la policía, cuyos agentes se encontraron al presunto parricida, con un bulto extraño envuelto en un trapo donde aseguraba tener guardada la cabeza de su madre, y mascullando "La he 'matao'... ahora estás callada, te quiero mucho".

El presunto parricida ya había agredido con anterioridad a su progenitora, según confirmó hoy el delegado del Gobierno en Murcia, Ángel González, quien explicó que Angelo Coratenuto Macanás había sido arrestado en cuatro ocasiones por malos tratos a su madre y había estado en tratamiento psiquiátrico.

Sobre este aspecto se manifestó también el doctor José Hernández, jefe de psiquiatría del hospital Virgen de la Arrixaca de Murcia, quien calificó de "absolutamente anecdótico" y "extraño" que un esquizofrénico cometa un acto tan violento como la decapitación de su madre.

Según refirieron a Efe los lugareños, el presunto parricida había sido hospitalizado varias veces para recibir tratamiento psiquiátrico, y su madre "lo tenía muy protegido", hasta tal punto que ella fue la que compró el local del bar y luego se lo regaló.

Relataron, además, que Teresa emigró a Alemania por los años setenta. Allí conoció a un italiano con el que se casó, y tuvo dos hijos: Angelo y una hija, cuya identidad no se ha facilitado.

El matrimonio se divorció en Alemania y Teresa decidió regresar a su tierra con sus dos hijos.

Esta madrugada el detenido se encontraba en las dependencias de la comandancia de la Guardia Civil de Murcia, desde donde fue trasladado, a las 14,30 horas, al juzgado de instrucción número Seis de Murcia, en funciones de guardia, ante cuyo titular comenzará a prestar declaración esta tarde.

Los restos mortales de su madre se encuentran en el Instituto Anatómico Forense, a la espera de que terminen de realizársele las pruebas pertinentes para poder enterrar a la víctima, según explicó el portavoz del ayuntamiento de Santomera.

Víctor Manuel Martínez señaló que, tras el paro de cinco minutos a las puertas del ayuntamiento en solidaridad con la familia de Teresa Macanás convocado esta mañana por el alcalde de Santomera, se han decretado dos días de luto oficial en memoria de la víctima.