Público
Público

Parte del acuerdo de refinanciación de la deuda de Martinsa puede ser anulado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los administradores del concurso de acreedores de Martinsa Fadesa pedirán la anulación de parte del acuerdo suscrito por la inmobiliaria con sus bancos acreedores el pasado 7 de mayo, a través del que se refinanció una deuda de 4.000 millones de euros, por considerarlo perjudicial para la compañía.

Así consta en el informe de los administradores concursales, que explica que lo que se pretende eliminar de ese acuerdo hace referencia a unas garantías que aún coleaban del préstamo sindicado de 4.100 millones concedido en febrero de 2007, con el que la inmobiliaria madrileña Martinsa pudo comprar a la gallega Fadesa.

Dicho crédito fue renegociado algo más de un año después con 45 entidades financieras españolas e internacionales, que accedieron a alargar los plazos de vencimiento del préstamo a cambio de nuevas garantías para el aseguramiento de la deuda preexistente.

Todas ellas, a excepción de cuatro, han renunciado a las garantías constituidas en esa refinanciación, lo que lleva a la administración concursal a pedir "inmediatamente después" de la presentación de su informe la "acción de reintegración" correspondiente para dejar sin efecto el otorgamiento de esas garantías.

No obstante, los administradores concursales van más allá y aseguran que esas entidades eran "plenas conocedoras de la situación de dificultad por la que atravesaba la concursada", por lo que consideran que los acreedores podrían llegar ser responsables del agravamiento de la insolvencia de Martinsa-Fadesa.

"Deberá ser esclarecido si la información de la que disponían los miembros del sindicato de bancos era suficiente para conocer que con dicha refinanciación no se evitaría el concurso", añade el informe al respecto.

Por otra parte, la administración concursal subraya en su informe la colaboración de algunas entidades financieras que "han venido rehabilitando" los préstamos para que Martinsa-Fadesa pueda continuar con su actividad promotora, lo que le ha permitido seguir adelante con las obras encomendadas a terceros.

Esa colaboración permitirá "una posible continuidad de la empresa", a pesar de las circunstancias del mercado, ya que los administradores consideran que éste es uno de los datos que apuntan a la posible consecución de un plan de viabilidad.

La propia Martinsa-Fadesa es también objeto de crítica por parte de los administradores concursales en materia de contabilidad, ya que existe "un excepcional número de diferencias" entre las cantidades reclamadas por los proveedores y acreedores y los datos contables.