Público
Público

El partido de Berlusconi prepara una 'ley escudo' que garantice su inmunidad

La propuesta es tan profunda que necesitará de referéndum y se haría efectiva cuando se reanuden los juicios por los que está imputado 'Il Cavaliere'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El diario La Repubblica califica la ley que preparan para Silvio Berlusconi como 'el regalo de Navidad de su partido'. El partido gobernante en Italia, Pueblo de la Libertad (PDL), está concibiendo una 'súper-ley', para garantizar la inmunidad judicial del primer ministro.

La semana que viene será presentada en el Parlamento y es tal la relevancia de los aspectos constitucionales que pretende tocar que deberá ser aprobado en referéndum. 

La 'ley escudo' de Berlusconi se haría efectiva cuando se reanuden los dos juicios por los que está imputado

Esa nueva ley contendrá un nuevo escudo que congele los procesos abiertos contra los altos cargos del Estado, así como la reforma de la inmunidad parlamentarai y del Consejo Superior de la Magistratura.

La profunda reforma que plantea el PDL coincide con un momento de máxima tensión entre 'Il Cavalliere' y los jueces, después de que la semana pasada Berlusconi dijera en el congreso del Partido Popular Europeo que es la magistratura italiana, y no el Parlamento, la que ostenta el poder en Italia.

La propuesta de esta 'súper-ley' puede hacerse efectiva cuando comienzan a reanudarse los dos juicios en los que está imputado Berlusconi, después de la invalidación el pasado octubre del llamado 'Laudo Alfano', la ley de inmunidad.

De hecho, el pasado 26 de noviembre, a la salida de una reunión de la dirección del PDL, el ministro de Defensa, Ignazio La Russa, anunció que se volvería a plantear el 'Laudo Alfano', pero por una vía distinta, para conseguir así que el Tribunal Constitucional no lo invalidara.

Por el momento, el Parlamento italiano tramita ya un proyecto de ley de reforma de la Justicia, promovido por el Gobierno, con el que se pretende acortar los plazos para la prescripción de los procesos judiciales, algo que muchos interpretan como una nueva estratagema para evitar que Berlusconi pase por los tribunales.