Público
Público

El Partido Laborista australiano persigue una alianza para seguir gobernando

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La primera ministra en funciones de Australia, Julia Gillard, prepara hoy una ronda de negociaciones con la minoría parlamentaria con la finalidad de formar gobierno, indicaron fuentes del Partido Laborista.

Gillard, quien perderá el cargo que asumió hace dos meses en el caso de que fracasen las negociaciones, regresó a Camberra, donde los tres diputados independientes que forman la minoría planean reunirse a fin de aporta una estrategia común.

Según los últimos datos arrojados por el recuento provisional de los votos de las elecciones generales celebradas el pasado sábado, con el 78,3 por ciento de las papeletas escrutadas, el Partido Laborista tiene 72 escaños, frente a los 69 asientos de la oposición conservadora liderada por Tony Abbot.

Con ese mismo porcentaje, el Partido Verde ha obtenido un escaño, otro tres son para candidatos independientes, y quedan hasta el momento cinco asiento por decidir.

Para que un partido pueda formar gobierno sin recurrir a alianzas políticas es necesario disponer de 76 escaños del total de 150 que componen el Parlamento federal australiano.

Gillard ha confirmado que ninguno de las dos mayores formaciones obtendrá los escaños suficientes para gobernar en solitario, por lo que con la finalidad de retener el poder, tendrá que pactar con los tres diputados independientes, y también el único representante parlamentario del Partido Verde.

El recuento provisional apunta hacia que el Partido Verde será la fuerza que decidirá a qué lado se inclina la balanza en Senado, institución a la que la Constitución confiere notables poderes, incluido el de bloquear las leyes que el gobierno propone al Parlamento.

Los tres diputados independientes, cuyo apoyo es clave para los Laboristas y también la alianza conservadora, han afirmado que están abiertos a negociar con los dos bandos políticos, a pesar de que son ex miembros de la coalición formada por los partidos Liberal y Nacional que encabeza Abbott.

El portavoz del área de finanzas de la coalición conservadora, Andrew Robb, indicó que resulta probable que la incertidumbre sobre cuál de las dos fuerzas políticas formara gobierno no desaparecerá hasta mediados de la próxima semana.

Cerca de 14 millones de australianos fueron llamados a las urnas para votar en unos comicios en los que unos 1.200 candidatos pugnaron un escaño del Parlamento.