Público
Público

El Partido socialista abre su congreso en Reims con división sobre su liderazgo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Partido Socialista francés (PS) abre esta tarde su 75 Congreso en Reims (noreste) en medio de las divisiones internas respecto a la elección de la persona que deberá asumir su dirección.

La ex candidata a la presidencia de la República, Ségolène Royal, aún no ha aclarado si estará dispuesta a asumir el relevo de Francois Hollande al frente del partido, mientras otros posibles aspirantes a la dirección socialista han mostrado su oposición a que sea ella quien tome las riendas.

Dos de ellos, el alcalde de París, Bertrand Delanoe, y de Lille, Martine Aubry, principales rivales de Royal, hicieron el jueves un llamamiento a la unidad pero rechazaron las propuestas formuladas por la presidenta de la región Poitou-Charentes.

Las mociones de ambos alcaldes para el Congreso de Reims habían alcanzado hace unos días cada una en torno al 25 por ciento de los votos de los militantes, por detrás de la que presentó Royal, que fue la más votada, pero que sólo se hizo con el 29 por ciento de los sufragios.

Royal dejó abierta esta semana la posibilidad de optar al cargo de primera secretaria y declaró a la cadena de televisión "TF1" simplemente "tengo ganas", preguntada por si deseaba el máximo cargo de responsabilidad en el PS, pero no despejó la duda de si se presentará finalmente.

"Dicen que no soy una mujer de aparato y creo que es cierto, porque prefiero el contacto con la gente antes que el contacto con los aparatos partidistas", aseguró Royal, que agregó que no quiere ser un obstáculo para la unidad del partido.

El Congreso de Reims, que concluirá el próximo domingo,tendrá que pronunciarse sobre la moción de Royal, que venció a las presentadas por Delanoe (con un 25%), Aubry (también un 25%), y el representante del ala izquierda del PS, Benoît Hamon (que logró un 19%).

Hamon ha sido el único que ha dicho públicamente que optará a la dirección del partido, pero también ha hecho saber que está dispuesto a llegar a un acuerdo político con la corriente que lidera Aubry.

Royal considera que el apoyo de apenas el 30 por ciento de los miembros del PS le da "legitimidad" a su proyecto y le otorga "vocación para dirigir con un equipo el partido" pero advirtió que "no fue un voto contra nadie, sino para sumar talentos", señaló la ex candidata presidencial, que el año pasado perdió en la carrera por el Elíseo frente al conservador Nicolas Sarkozy.

Royal preside la región de Poitou-Charentes, y asegura que afrontará sus responsabilidades en el partido rodeada de su "joven" equipo.