Público
Público

Los partidos menores de la coalición boicotean la reelección de Sundaravej

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las fuerzas políticas menores de la coalición gubernamental que encabeza el destituido primer ministro Samak Sudnaravej boicotearon hoy su reelección en el Parlamento de Tailandia, país que se encuentra sumido en una crisis política cada vez más profunda.

El presidente de la Cámara Baja del Legislativo, Chai Chidchob, aplazó la sesión extraordinaria hasta el próximo miércoles ante la ausencia de más de la mitad de los diputados y que impedía el quórum necesario para efectuar la votación.

A la sesión parlamentaria sólo acudieron 161 diputados de los 480 posibles.

Los dirigentes del Partido del Poder del Pueblo (PPP) pretendían reinstalar a Sundaravej como primer ministro, pero sus propios parlamentarios y de los socios de coalición, además de los congresistas del opositor Partido Demócrata, no se presentaron.

El PPP cuenta con 233 parlamentarios y sus aliados aportan otros 83, mientras que el Partido Demócrata tiene 164.

El primer ministro interino, Somchai Wongsawat, del PPP, afirmó que buscarán un candidato de consenso para la sesión del miércoles próximo.

"El PPP tiene el derecho legal a formar un Gobierno de coalición. Aun cuando nuestros socios de Gobierno boicotearon la sesión de hoy, lo hicieron contra Samak (Sundaravej) y no contra el compromiso de formar una nueva coalición", manifestó Wongsawat.

Somchai Phetpartsert, del PPP, adelantó que buscarán "una persona que sea aceptable para todas las partes y que pueda trabajar con los otros grupos para resolver los problemas, no una persona que avive la controversia".

Si el consenso con los aliados no se alcanzara, el diputado Jatuporn Prompahn apuntó la posibilidad de disolver el Legislativo.

Sundaravej fue incapacitado para desempeñar el cargo el pasado martes por el Tribunal Constitucional, cuando le declaró culpable de violar la Carta Magna al cobrar de una empresa privada siendo jefe del Ejecutivo por hacer dos programas de cocina de televisión.

A unos 500 metros de donde tenía lugar la sesión parlamentaria, miles de seguidores de la Alianza del Pueblo para la Democracia (APD) permanecía atrincherados en la sede del Gobierno, que ocupan desde el 26 de agosto pasado, y reiteraban su promesa de mantener la protesta mientras gobierne Sundaravej u otros políticos del PPP.

Los tribunales tailandeses tramitan varias causas contra el veterano político Sundaravej, de 73 años, incluida una querella por difamación presentada por el vicegobernador de Bangkok, Samart Rapholasit.

Los problemas del PPP no se reducen sólo a su líder, porque la Comisión Electoral recomendó en agosto al Constitucional la disolución de la agrupación por haber cometido fraude en las elecciones del 23 de diciembre de 2007.

El jefe del Ejército tailandés, Anupong Paojinda, insistió hoy en que la mejor solución sería la formación de un Gobierno de unidad nacional, y propuso el levantamiento del estado de excepción en Bangkok, declarado el pasado día 2 de este mes.

Sudnaravej anunció la medida extraordinaria después de que una persona muriera y otras 44 resultaran heridas en un enfrentamiento entre seguidores y opositores del Ejecutivo, pero el Ejército se ha mostrado reacio desde entonces a desalojar a los manifestantes de la sede gubernamental por la fuerza en aras del diálogo.

Aunque las manifestaciones antigubernamentales arrancaron en mayo con una asentada ante la representación de la ONU en Bangkok, la crisis emana de las elecciones de diciembre y la victoria a los mismos políticos que derrocó el golpe militar incruento de 2006.

El depuesto primer ministro Thaksin Shinwatra (2001-2006) y sus aliados cuentan con el voto de las zonas rurales, que representa el 70 por ciento del electorado, gracias a sus programas de atención médica gratuita y de préstamos blandos.