Público
Público

Los partidos siguen sin alcanzar un pacto por el empleo, a pesar de los 6,2 millones de parados

El Gobierno se muestra "abierto al diálogo" y el PSOE afirma estar dispuesto "a ceder". La Izquierda Plural y UPyD insisten, en cambio, en que no puede haber un acuerdo "si no cambian las políticas"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

A bombo y platillo, los dos grandes partidos españoles, PP y PSOE, llevan meses emplazándose entre sí a alcanzar cuanto antes un gran pacto por el empleo que permita poner fin y de una vez por todas a la sangría de puestos de trabajo que esta misma semana ha vuelto a alcanzar un récord histórico: el de los 6,2 millones de parados. Tanto para uno como para otro no habrá salida posible a esta constante destrucción de empleo si no se alcanza ese gran acuerdo, algo de lo que discrepan la Izquierda Plural y UPyD, que insisten en que el problema no es que no haya consenso, sino que son las políticas que se han puesto en marcha en los últimos años y que han derivado en esta situación. 

La primera idea acerca de este posible gran acuerdo se planteó tanto por socialistas como por conservadores a principios de año. Y esta misma semana, tras conocerse esa nueva cifra récord, volvía a salir a la palestra. Primero, por parte del presidente del PSOE y máximo jefe de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, que incluía el pacto por el empleo en el primero de los ejes del gran acuerdo que planteó el lunes al Ejecutivo. Después, de la mano del propio Mariano Rajoy, que ayer volvía a mostrarse a favor de los grandes pactos, si bien criticara que los socialistas no estén dispuestos a asumir ciertas reformas. 

Pero en este primero de mayo, ¿cómo están las negociaciones? ¿Es realmente posible lograr ese gran acuerdo por el empleo? Desde el Gobierno son optimistas. Fuentes del Ministerio de Empleo que dirige Fátima Báñez explican a Público que 'hay diálogo' tanto con los partidos como con los agentes sociales, y constatan la 'buena voluntad' de las partes. En favor de su capacidad de negociación citan el plan de empleo juvenil acordado con la CEOE, Cepyme, CCOO y UGT en febrero.

Las mismas fuentes mencionan, además, el aparente consenso con los socialistas en la comisión parlamentaria del Pacto de Toledo acerca de la necesidad de adecuar la legislación a la sentencia del Tribunal Constitucional que falló en contra del actual sistema de cómputo de las pensiones de los trabajadores a tiempo parcial. 'Es una buena señal', insisten, de cara a la negociación de ese futuro acuerdo sobre el empleo. ¿Por qué entonces no se ha logrado ya ese pacto? 'Por el clima político'.

Las perspectivas también son positivas para los socialistas. El exministro de Trabajo y hoy portavoz socialista de Economía en el Congreso de los Diputados, Valeriano Gómez, afirma incluso que 'el nivel de consenso sobre que hace falta un consenso es muy alto' entre Gobierno y oposición. Él también se muestra a favor del diálogo con el Ejecutivo, porque en declaraciones a este diario insiste en que los acuerdos 'fortalecen la posición del país' y permiten introducir 'políticas de contenido propio' en Europa, para hacer frente a la Troika o a la Comisión. Se trata, dice, de acabar con la escalada de austeridad que impide que se creen puestos de trabajo. 

'El acuerdo sí debería ser posible, pero para ello todos tenemos que ceder', reconoce. Al Gobierno, le recuerda que 'hay materias a las que hay que darles una vuelta'. Cita, por ejemplo, la reducción de la protección por desempleo, algo que a su juicio debe estar dispuesto a replantearse el equipo al que dirige el presidente Rajoy. El PSOE ultima, además, un plan para la reactivación de la economía que se hará público en los próximos días y que contempla 'innovaciones' en el reparto del trabajo, que Gómez pretende que el Gobierno pueda hacer suyo.

Pero los partidos con tradición en el poder no contarán con el respaldo de los demás si no constatan de verdad un cambio de rumbo en las políticas puestas en marcha por ambos hasta ahora, y si no se garantiza el carácter vinculante de lo que acuerden. El portavoz de la Izquierda Plural -grupo que integra a IU, ICV y CHA- en la Comisión de Empleo del Parlamento, Joan Coscubiela, recalca que la polémica sobre los grandes acuerdos sobre empleo no es más que 'una entelequia'. 'Si el Gobierno quiere un pacto primero tiene que decir qué hay dentro', remacha.

Y la izquierda sólo lo aceptaría si se produce 'un cambio radical en las políticas'. Si se crea una 'banca nacionalizada' que dé créditos a los emprendedores, y si la banca privada 'da creditos a las empresas'. Si se pone en marcha una reforma fiscal 'que grave a las rentas más altas', y si se 'acaba con el sobreendeudamiento de las familias'. Coscubiela pretende ser realista y asume 'improbable' que los grandes partidos y, en especial, el que sustenta el Gobierno acepte sus condiciones. E insiste: 'Si el Gobierno no tiene voluntad de cambiar sus políticas, el acuerdo es hablar por hablar'.

A pesar de las marcadas diferencias ideológicas, desde UPyD mantienen una tesis similar. 'Si los grandes partidos se empecinan en mantener las políticas fracasadas no hay lugar para un gran acuerdo con nosotros. Si hay contricción y propósito de la enmienda, empezamos a hablar cuando quieran', explica la portavoz del partido, Rosa Díez.