Público
Público

Partidos y medios coinciden en rechazar lo que consideran "censura"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los partidos políticos, las organizaciones de periodistas y los medios de comunicación han coincidido hoy en rechazar la polémica decisión adoptada ayer por el Consejo de Administración de RTVE que permitía a sus integrantes acceder al sistema de producción de los informativos de TVE.

La palabra "censura" ha sido la más repetida por políticos y periodistas para criticar esa propuesta, cuya revocación inmediata han anunciado hoy mismo los cuatro consejeros nombrados a propuesta del PP, con cuyos votos a favor -sumados al consejero a propuesta de CIU- salió adelante la iniciativa.

Los propios trabajadores de los servicios informativos de TVE y de RNE han rechazado a través de sus diferentes órganos de representación y en asamblea esa medida.

Entre los dirigentes políticos que se han apresurado a criticar la polémica decisión se encuentran los candidatos a la Presidencia del Gobierno del PSOE y del PP, Alfredo Pérez Rubalcaba y Mariano Rajoy.

El candidato socialista ha calificado el hecho de "error" y ha expresado su confianza en que el Consejo rectifique la decisión en la reunión de urgencia que mantendrá mañana. En el mismo sentido Rajoy ha señalado que "rectificar es de sabios".

El portavoz del Gobierno, José Blanco, ha afirmado que no comparte la decisión y ha defendido la "pluralidad, independencia y libertad" de los profesionales de la corporación.

El coordinador general de IU (cuya consejera fue, junto al propuesto por UGT, los únicos que votaron en contra), Cayo Lara, ha calificado el hecho de "atentado contra la inteligencia y la independencia".

Al asunto se ha referido también desde Bruselas el relator especial de la ONU para la Libertad de Expresión y de Opinión, Frank La Rue, quien ha asegurado que la decisión "no es aceptable, porque se trataría de una clara censura".

Para Durán i Lleida (CiU), "da la sensación de ser censura previa", y el diputado del PNV, José Ramón Beloki, ha pedido la dimisión de todos los consejeros que, a su juicio, "han perdido el norte".

La mayoría de los consejeros de RTVE, incluso los que ayer respaldaron con su voto o se abstuvieron en la votación, han reconocido el error y han expresado su intención de enmendarlo en la reunión extraordinaria de mañana.

Entre las principales organizaciones profesionales de periodistas, la FAPE y la APM han rechazado también la medida, que han tachado de "censura previa", y han pedido al Parlamento que tome decisiones inmediatas, ya que la corporación necesita "un Consejo con autoridad y con prestigio, y el actual carece de ello".

También destacados responsables de distintos medios de comunicación se han referido a la polémica decisión, y así el director del diario "El País", Javier Moreno, ha señalado a EFE que se trata de un "disparate mayúsculo" y un "intento de agresión a la libertad de los periodistas".

El director del periódico "El Mundo", Pedro J. Ramírez, ha opinado que es un intento de poner en marcha un "mecanismo de censura previa de control político" del trabajo de los profesionales de la cadena.

El presidente de EFE, Álex Grijelmo, ha calificado lo ocurrido de "aberración democrática" que pone la guinda "al largo proceso de intento de control político de unos telediarios que por primera vez en la historia estaban en manos de los profesionales de la televisión estatal".

Desde el seno de la propia RTVE, y en diferentes espacios informativos, tanto de TVE como de RNE, se han sucedido las críticas a esa decisión, y entre ellas ha destacado la del director y presentador de "En días como hoy", Juan Ramón Lucas, que en un momento del programa, aunque dentro de un espacio de humor, ha hecho sonar la sintonía del NODO.

También el director de TVE, Santiago Gonzalez, ha insistido en que se ponga la Constitución por encima de cualquier decisión y ha apelado al artículo 20 para exigir "respeto a la pluralidad y a la independencia del trabajo profesional".

La propuesta aprobada ha sido también criticada desde las televisiones autonómicas, y aunque algunos de sus directores han preferido no opinar al respecto -entre ellos los de Canarias, Asturias, Valencia y Madrid- los que lo han hecho ha sido para criticar la propuesta.

Así, el director general de la televisión autonómica de Castilla y León (de carácter privado), Eduardo Álvarez, cree que el acuerdo es "esperpéntico, intolerable e inmoral" y el de la andaluza, Pablo Carrasco, cree que "puede afectar a la independencia que el periodismo requiere".

También lo han hecho el director general de la compañía de Radio Televisión de Galicia, Alfonso Sánchez, quien ha señalado a EFE que en esa comunidad "ni se da ni está en el horizonte una situación similar" y el director del Canal Extremadura Televisión, Pablo Sánchez, ha cuestionado la constitucionalidad de la decisión.