Público
Público

El pasado franquista persigue a Juan Antonio Samaranch

Una campaña popular pide que abandone la presidencia honoraria del COI

Publicidad
Media: 3
Votos: 1
Comentarios:

Samaranch alza el brazo junto a un elenco de representantes del régimen franquista. Es el 18 de julio de 1974, y se celebra el 38º aniversario del golpe militar. La publicación de esta inequívoca instantánea en la revista Sàpiens ha motivado una campaña internacional para forzar la dimisión del presidente honorífico del COI, en defensa de "los valores democráticos y fraternales del deporte mundial".

La plataforma impulsora, Democràcia i Dignitat a lEsport, deplora los largos años en los que Samaranch colaboró con Franco y juzga especialmente grave su ambiguo discurso entorno al régimen franquista, y que "nunca se haya retractado". La campaña, aseguran, no es personalista; trata, más bien, de "evitar que algo así vuelva a ocurrir" en lo más alto del deporte, señala uno de sus impulsores.

Toni Strubell, miembro de la plataforma, recuerda que el movimiento olímpico internacional ha difundido siempre unas "coordenadas éticas y morales" y que en los años 50 depuró a colaboradores de Hitler y Mussolini. Sin embargo, para Strubell, la transmisión de ideales por parte de las presidencias del COI "tienen hoy credibilidad cero", por la falta de atención sobre la responsabilidad histórica de Samaranch.

Todos los comités olímpicos nacionales, del deporte y todas las academias olímpicas han recibido el manifiesto, y la iniciativa cuenta ya tres respuestas en positivo, una de ellas de un comité olímpico nacional. Para la plataforma esto supone "un gran éxito".

Y aunque sea una campaña de "perfil bajo", realizada sin publicidad ni actos públicos, ya cuenta con más de mil adhesiones personales y de entidades. Los profesores universitarios y ensayistas norteamericanos, James Petras y Howard Zinn, figuran entre los firmantes.

Por el momento Samaranch no se ha pronunciado al respecto, y nada hace prever que vaya a hacerlo, según Strubell. Pero la plataforma celebra el haber auspiciado un "juicio moral" hacia su persona. Y es que, retratado, Samaranch vuelve a hacer bueno el tópico de que una imagen vale más que mil palabras.