Público
Público

La pasarela Cibeles marca cintura para el próximo verano

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las telas lisas, los pliegues, las hechuras asimétricas fueron la tónica dominante en la jornada del martes en la Pasarela Cibeles,donde la cintura marcada se impuso como el estilo que los diseñadores proponen para la colección estival de 2009.

El mediático David Delfín, que contó en su desfile con el apoyo de las personalidades de la movida madrileña, dejó su habitual transgresión creativapara el terreno de los conceptos apostando un estilo simple y urbano, estampando su marca personal sólo a través de una sonda de oxígeno que loslánguidos modelos que pasearon sus creaciones en la pasarela portaban como complemento.

Su musa, Bimba Bosé, fue la gran protagonista del desfile, contando con el apoyo y el vitoreo de su tío, el cantante Miguel Bosé, quien la animó a abriry a cerrar el espectáculo.

La propuesta tuvo una marcada inspiración futurista, con tintes industriales consolidando un estilo de safari urbano con cortes clásicos, sinornamentaciones ni accesorios más allá del prodigioso trabajo de la tela.

En cambio, Ana Locking presentó una propuesta basada en el contraste y el glamour de otras décadas, jugando con distintas texturas y apostando porlas trasparencias y la asimetría en los cortes.

La colección de la diseñadora se basaba en la superposición de telas lisas de distintos colores, consolidando la alianza entre el negro y el azul, como unclásico de una temporada que no tiene miedo al "chic" de antaño.

Locking apuesta por la reinterpretación de lo clásico con tintes de ingeniería aeronáutica para los diseños, jugando a combinar estilos de décadas comolos 50 y los 80, con un sólo objetivo, marcar el protagonismo de la cintura como el eje que compone las creaciones.

TRAJES SASTRE Y CORTES GEOMÉTRICOS

Miriam Ocáriz, por su parte, olvidó sus inicios, donde la marca de su estilo fueron los estampados, para concentrarse en el corte y la confección de unacolección inspirada en el traje sastre, pero incorporando elementos creativos, colores llamativos y superposiciones de telas.

En su desfile, Jesús Del Pozo también dio un giro de estilo descartando el corte geométrico que le había caracterizado para irrumpir con una propuestabasada en la volatilidad de las telas y las semitransparencias.

Miguel Palacio apostó por mezclar la sensualidad de los años 40 y el estilo griego, en una colección donde abundan los grises y las formas asimétricasque marcan la silueta.

Elio Berhanyer, un veterano de la pasarela madrileña, desplegó todos los conocimientos que su formación como arquitecto le otorgó para montar unespectáculo que honra a la alta costura y que no olvida sus orígenes artesanos, rescatando las tradicionales pasamanerías hispanas e incorporando encajescon el objetivo de resaltar las formas.

Francis Montesinos apostó por presentar una colección donde primaba el color rey de la temporada estival, el blanco, donde los signos marinos y loscortes simples marcan un estilo que apunta al gran público.

La segunda jornada concluyó con la propuesta del diseñador madrileño Juanjo Oliva, quien declaró que buscaría recuperar la costura como base de lacreación en esta colección que incluye una gran variedad de tejidos y formas.

/Por Ariela Navarro/