Público
Público

Paseos sobre ruedas

El alquiler municipal de las bicis cuesta apenas 1,70 euros diarios

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Suele ser lo habitual. Todo turista que se precie, al poner un pie en París se lanza a recorrer las frecuentadas rutas por la TorreEiffel, la catedral de Nôtre Dame o el Barrio Latino.

Para muchos, la manera más rápida, aunque quizá también más aburrida de no perderse ni uno de estos lugares, es subirse a un bus turístico. Pero la capital francesa ofrece otras posibilidades de transporte alternativo con los que recorrer la ciudad de la luz, como también es conocida la capital francesa sintiéndose un parisino más pero sin olvidar sus lugares más emblemáticos.

Jon Olaberria, vitoriano afincado en París desde hace cinco años, es un habitual de esta forma alternativa de rodar por la ciudad. 'Siempre que el tiempo lo permite, moverse en bicicleta por París es una maravilla', opina este músico de 27 años. 'La orografía del terreno, sin demasiadas pendientes, ayuda a pedalear durante horas sin acabar con la lengua fuera', explica. París dispone de un servicio de alquiler de bicicletas muy sencillo de utilizar. Pagando tan sólo 1,70 euros por el abono diario u ocho euros por el semanal, podrás tomar o dejar tu bicicleta cuantas veces quieras en las más de 1.800 estaciones que hay distribuidas por toda la ciudad.

'La orilla del canal Saint-Martin es perfecta para hacer el típico picnic de pan, vino y queso'

Ya sobre ruedas, Jon recomienda comenzar el paseo a los pies de la catedral de Nôtre Dame. A través del Pont Saint-Louis, sugiere pasar a la isla del mismo nombre. Allí, nos cuenta Jon, se encuentran dos de las 'mejores heladerías de París', la franquicia italiana Amorino y los tradicionales Berthillon. Cruzando el Pont Marie, pasaremos a la margen derecha del río. 'A fuerza de pedalear atravesaremos los distritos tres y cuatro hasta llegar al canal Saint-Martin. Sus orillas son un lugar perfecto para hacer un picnic, práctica muy arraigada entre los parisinos. Pan, vino, queso y buena compañía es lo único necesario para disfrutar del buen ambiente', agrega Jon.

En la misma zona norte, Jon recomienda los parques de Belleville o Buttes Chaumont, también escenarios habituales de picnics veraniegos. 'El de Belleville es un parque no muy conocido, pero con unas vistas muy bonitas'. De Buttes Chaumont, aconseja especialmente el bar musical Rosa Bonheur (2, Allée de la Cascade), 'ideal para tomar una copa'.

Pero las dos ruedas no son la única alternativa para recorrer la ciudad que ofrece París. 'Todos los domingos, la asociación Rollers & Coquillages organiza el que se ha convertido en uno de los más concurridos paseos en patines del mundo', explica nuestro viajero. Alrededor de mil personas se reúnen en la Plaza de la Bastilla para recorrer juntas una ruta de casi 20 kilómetros. Por diez euros, los patines se pueden alquilar en Nomades (37, Bd. Bourdon), una tienda que se encuentra en el lugar de inicio del recorrido.

'Si lo de rodar no os convence, otra posibilidad es probar con un tour a pie', sugiere Jon. La empresa Free Tour los organiza de manera gratuita. Todos los días, desde la fuente de Saint-Michel, en pleno Barrio Latino, salen grupos a las 11 y a las 13 horas. 'Lo único imprescindible es tener ganas de disfrutar de la ciudad y de caminar, porque el recorrido, que acaba cerca de la Torre Eiffel, dura unas tres horas y media', avisa nuestro viajero.