Público
Público

Los pasos de cebra europeos, a examen

El paso de peatones de la calle Alcalá, en la Plaza de la Independencia, es uno de los peores de Europa, según un informe de EuroTEST

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El paso de peatones situado en la calle de Alcalá, a la altura de la Plaza de la Independencia, se encuentra entre los diez peores pasos de cebra de Europa, según el Programa de evaluación de pasos de peatones en Europa, dentro del programa EuroTEST, en el que ha participado el RACE, junto al resto de club europeos de automóvies.

En total, se sometieron a la prueba 215 pasos de peatones en 17 ciudades de toda Europa, de los cuales 25 correspondieron a Madrid y Barcelona. Entre las conclusiones más importantes de este trabajo se sitúa la gran diferencia que se observa en este tipo de pasos, con cambios de diseño, características o infraestrucuras.

En el caso de Madrid, los resultados arrojaron cinco pasos satisfactorios, seis aceptables y uno insatisfactorio, mientras que Barcelona obtuvo una calificación de seis pasos satisfactorios y siete aceptables (con una prueba más que en Madrid).

El caso de Madrid arroja luces y sombras, ya que disfruta de tener el segundo mejor paso de peatones de Europa en la categoría de diseño (espacial y temporal) en el ubicado en la calle de Méndez Núñez. También sitúa en los primeros puestos en accesibilidad el paso de peatones de Paseo de Recoletos junto a Cibeles.

Por el contrario, entre los peores, aparte del de la calle Alcalá, se posiciona el paso de peatones de Plaza de Cánovas del Castillo en su intersección con el Paseo del Prado en los puestos más bajos en la categoría de accesibilidad.

Entre las recomendaciones a los planificadores de los pasos de peatones que recoge el informe, se propone que la localización y el trazado de los pasos de peatones deberían considerarse como elementos clave de un sistema completo de movilidad peatonal dentro del marco de la planificación global de la movilidad urbana.

Los pasos de peatones deben tener una buena visibilidad, prohibiendo el aparcamiento de vehículos cerca de los pasos de peatones, o instalando isletas de refugio para evitar posibles situaciones de riesgo y aumentar la seguridad de los peatones en los pasos.

También deberían instalarse señales viales reflectantes, además de tomar medidas de seguridad adicionales.