Público
Público

Pastor asegura que hubo incidentes en muchos ayuntamientos y Bildu se ha callado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El portavoz de los socialistas vascos, José Antonio Pastor, ha asegurado hoy que en la constitución de los ayuntamientos vascos hubo incidentes en muchos consistorios, ante los que Bildu "ha permanecido callado".

En una entrevista con Efe, el portavoz del PSE ha desvelado que, además de los incidentes conocidos en lugares como Elorrio, Basauri y Lasarte, "en muchos ayuntamientos -que no ha detallado- hubo insultos, carteles de presos de ETA, se increpó a concejales no nacionalistas, que no han trascendido a la prensa pero han existido".

Según Pastor, sin ser general, en muchos lugares "el comportamiento de los concejales de Bildu o del público que acompañaba la sesión fue ofensivo, bastante chulesco y en algunos casos agresivo. Hubo espectáculos muy poco edificantes y Bildu se ha callado. Esa es la triste realidad, la dirección podía haberse desmarcado y no ha sido así".

El dirigente socialista ha augurado que habrá que "convivir un cierto tiempo con actitudes que suenan mucho al pasado", ante lo que ha advertido de que si los ediles de Bildu no normalizan la situación "es probable que empiecen a aparecer voces en Euskadi y el conjunto de España que empiecen a dudar seriamente del pedigrí democrático de Bildu".

"La ley electoral establecía una cautela: si los comportamientos de cargos electos incurren en ilegalidad, es posible retirarles las actas de concejales, por eso deberían ser ellos los más exigentes con sus cargos públicos para que su comportamiento sea escrupulosamente democrático", ha añadido Pastor.

A ello "ayudaría mucho que hicieran una petición expresa a ETA de disolución definitiva", ha señalado el portavoz del PSE en el Parlamento Vasco, que ha recordado que Sortu, el partido impulsado por la izquierda abertzale, "ya expresó" su rechazo a la violencia.

Ha dicho que el PSE intentará durante el verano un consenso en torno a la moción que el PP ha comenzado a presentar en los ayuntamientos vascos para condenar todos los asesinatos de ETA, que busca que Bildu se "retrate" ante el terrorismo. Dado que no hay plenos ordinarios hasta septiembre, hasta entonces no se debatirán estas mociones.

Los socialistas ven bien la moción de condena pero creen que "es posible mejorar el texto" del PP y, sobre todo, buscar durante el verano una moción "compartida" por la mayor parte de los partidos, incluido el PNV, ha expresado Pastor.

Respecto a las relaciones con este partido, Pastor ha admitido que "están muy deterioradas; se mantienen los cauces institucionales, pero el PNV ha tenido un comportamiento deleznable" al repartirse con Bildu las alcaldías de Lasarte y Trapagaran, donde ganaron los socialistas.

Por ello, ha subrayado que los socialistas no apoyarán la candidatura de Markel Olano (PNV) en la Diputación de Guipúzcoa, lo que permitirá que el diputado general sea Martin Garitano (Bildu).

Pastor ha dicho que no ha habido llamadas del PSOE para presionarles y que apoyen al PNV en Guipúzcoa, "y si se produjeran, no las tenemos ningún miedo. El PSOE sabe que la política de pactos la hace el PSE y ya la ha fijado", ha afirmado Pastor.

Sobre esta sintonía con el PSOE, Pastor ha asegurado que las relaciones con el presidente Zapatero "son buenas; es verdad que hubo un momento de tensión cuando el lehendakari planteó un congreso extraordinario, pero se ha reconducido, se planteó la conferencia política con un apoyo casi unánime y eso ha reforzado las relaciones entre el lehendakari y el presidente del Gobierno".

Desde entonces "se han intensificado los contactos y las llamadas son permanentes ente Zapatero y el lehendakari", según Pastor.

Respecto a las implicaciones para el PSE de las negociaciones continuas de Zapatero con el PNV -ahora se negocia un nuevo paquete de transferencias-, Pastor ha dicho que "ese minuto de gloria que tiene el PNV se acaba rápidamente".

"El Gobierno vasco tiene muy claro que, independientemente de lo que pacte el PNV, no se va a aceptar una transferencia averiada y, por tanto, la última palabra la tiene el Gobierno vasco, y está muy tranquilo en ese escenario", ha concluido.