Público
Público

Pastora aparca la electrónica en "Circuitos de lujo", su tercer álbum

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Sorteando y disfrutando las complicaciones de llevar el sello de "independiente", el trío Pastora tiene ya entre sus manos su tercer disco, "Circuitos de lujo", en el que deja en segundo plano el ordenador y los matices electrónicos para imprimir un "sonido de banda", que quieren explotar en concierto.

Un sonido que, según aseguran los catalanes en una entrevista con Efe, "abandona el ordenador y potencia la presencia de la batería, para acercase más a lo que se suele escuchar en España", pero que "sigue sonando totalmente diferente".

Después de que "La vida moderna" (2005) les llevara por un camino "demasiado intimista", Dolo Beltrán y los hermanos Pauet y Caïm Riba aseguran que estas 13 nuevas canciones "están cargadas de energía", con la intención de "acercar el estudio al directo", un espacio donde dicen sentirse cada vez más a gusto.

"En estos últimos años nos habíamos quedado con ganas de más conciertos, es el momento lúdico que hace que todo lo demás merezca la pena y mucha gente nos ha comentado que se han enganchado desde que nos vieron en directo", explica Dolo sobre esta gira que comenzará el próximo sábado en Palma de Mallorca y en la que han multiplicado el número de fechas respecto a sus anteriores tours.

Será entonces cuando se reencuentren con su público, ese que ya ha colocado a "Circuitos de lujo" "en el número dos de Itunes -sitio web de descargas digitales legales-", comenta Dolo, aunque es a partir de hoy cuando pueden comprar el formato CD.

Y es que, fiel a su espíritu vanguardia, el año pasado Pastora decidió adelantar en formato digital dos de sus sencillos -"Cuánta vida" y "Grandes despedidas"-, para hacer lo propio con todo el álbum hace un mes.

"Se supone que hemos vendido mucho pero, aunque algunos dicen que esto es el futuro de la industria, parece que las ventas en formato digital no cuentan nada", se lamenta el trío catalán.

Dice Pastora que en aquella pegadiza "Lola" que le dio la popularidad en 2004 estaba "la esencia, la raíz" de un proyecto musical innovador al que "ya le han salido hojas", de las que penden dos Discos de Oro por cada uno de sus anteriores trabajos.

Aquellos inicios eran "una búsqueda de identidad", que en su segundo disco se convirtió musicalmente en "un viaje interior", explica Dolo haciendo un repaso de su carrera.

La cantante, que también es responsable de todas las letras, asegura que esta vez ha conseguido "una colección de pequeñas 'Polaroid' de la vida", una búsqueda de momentos que ha inspirado "la sonoridad de las palabras".

Dolo, Caïm y Pauet sienten que toda esta evolución no les ha separado de su esencia "independiente", la etiqueta con la que más se identifican porque dicen que están "al margen del rock, de la rumba, del hip hop o de cualquier otro encasillamiento".

De todas esas fuentes, y de ninguna a la vez, nacen temas como "Grandes despedidas", "Paseo encendido", "1.000 kilómetros" o "Cósmica", que combinan diferentes ritmos para hablar "de nostalgias, de huidas y reencuentros y de pequeños instantes de la vida".