Público
Público

El Patio Maravillas denuncia que se identifique a los participantes en una protesta contra la impunidad policial

Dos centenares de personas se manifiestan en Madrid contra las "redadas racistas"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un par de centenares de personas han arropado esta noche en Madrid a Esther y Lucía, las dos miembros del Patio Maravillas detenidas por asistir a un compañero durante una identificación policial que el colectivo considera una 'redada racista'.

La manifestación, que arrancó a las 20 horas en la Plaza de Callao, ha estado presidida por una pancarta con el lema Ni impunidad ni redadas racistas. Los organizadores denunciaron la 'creciente impunidad policial' y las 'vulneraciones sistemáticas de los derechos humanos', cuyo último ejemplo ha sido el arresto de las activistas por defender al compañero que estaba siendo identificado el pasado jueves a las puertas del centro social. Ambas han sido acusadas por la Policía Nacional de atentado contra la autoridad, resistencia y desobediencia.

El Patio Maravillas ha criticado que las fuerzas de seguridad hayan tratado de identificar al final de la concentración a algunos manifestantes 'por denunciar justamente la impunidad policial'. Durante la protesta, a la que se han sumado simpatizantes del movimiento 15-M y de la PAH, los congregados vocearon que 'ningún ser humano es ilegal' y otras consignas antirracistas. 'Señores maderos, los delincuentes están en el Parlamento', gritaron también a los agentes de la UIP, que desplazó cuatro furgones a la céntrica plaza para vigilar de cerca la protesta. 

'Estamos aquí para denunciar la coacción a todas las personas que denuncian las redadas racistas', declaró a Público.es Irene Ruano, integrante de las Brigadas Vecinales de Observación de Derechos Humanos, que velan por los migrantes sometidos a controles policiales a causa del color de su piel. 'Oficialmente no existen, pero sigue habiendo redadas en el metro y en otros puntos de confluencia, donde la policía monta ratoneras de difícil escapatoria para detener a personas que regresan de sus trabajos', añadió Javier Ruiz, miembro del mismo colectivo.