Publicado: 08.04.2014 19:34 |Actualizado: 08.04.2014 19:34

La patronal aboga por potenciar los salarios variables en los convenios

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Joan Rosell, ha pedido este martes que la negociación entre empresarios y sindicatos debe encaminarse a potenciar los salarios variables de los trabajadores, y acercar la legalidad a las necesidades reales de las empresas.

Si esta mañana su organización pediía a los sindicatos un tercer acuerdo en materia de negociación colectiva, el presidente de los empresarios ha concretado un poco más la idea que maneja, aunque sería aplicable no con nuevo pacto, sino con la renovación del  II Acuerdo Interconfederal para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC) 2012-2014. Tanto CEOE como los sindicatos se han propuesto cerrarlo este año para que entre en vigor en 2015, se otorgue un nuevo impulso a la flexibilidad interna y a los salarios variables, aunque no se ha hecho mención a la moderación salarial; algo que tanto CCOO como UGT han pedido eliminar en repetidas ocasiones para apostar por dejar atrás la devalución interna y aumentar los sueldos.

Durante su intervención en la asamblea general de la patronal, Rosell dijo que la flexibilidad salarial debía ser el camino a seguir en la negociación colectiva."El aumento de la adaptabilidad de los salarios potenciando la parte variable de los mismos es un elemento fundamental para estimular la contratación", aseguró. También estimó que el sector privado creará entre 300.000 y 400.000 puestos de trabajo en 2014 y 2015 después de seis años de destrucción de empleo.

Más aún, el patrón de patronos ha indicado que para crear empleo hay que "aliviar" la presión fiscal sobre el trabajo y fomentar la flexibilidad laboral, "no sólo en términos de entrada y salida de los mercados de trabajo, sino, también, en términos salariales".

 

Rosell prevé entre hasta 400.000 nuevos puestos de trabajo en 2014 y 2015 en el sector privado

Rosell sostuvo que pese a que la economía española afrontaba el actual ejercicio con moderado optimismo, -con una previsión de crecimiento del PIB de un 1,2% según la CEOE- aún no ha salido de la crisis y para consolidar la incipiente recuperación el Gobierno debía seguir controlando el gasto público.

"Estamos en un momento crucial y todavía somos vulnerables. El proceso de reformas debe continuar para mejorar los fundamentos de nuestra economía, ganar eficiencia (...) y avanzar en la apertura exterior de la economía española", dijo Rosell, abogando por un gran pacto social en el país.

El empresario ha advertido de que el endeudamiento y la tasa de paro -situada en el 26% de la población activa- eran dos factores que limitarían el crecimiento en el medio plazo y harían que la economía española fuera más vulnerable ante cualquier episodio de incertidumbre.

Por eso ha pedido al Gobierno que aliviar la presión fiscal sobre el trabajo, un sector público más ágil y eficiente, así como un mayor énfasis en el lado de los gastos y no en el aumento de los impuestos.

También ve imprescindible una mayor financiación para apoyar tanto a las empresas nuevas como a las que habían sobrevivido a la crisis.