Público
Público

La patronal dice que es la solución a la crisis e insiste en reformas estructurales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Gerardo Díaz Ferrán, aseguró hoy que los empresarios "son la solución y no el problema" a la crisis e insistió en que la economía española necesita reformas estructurales con "urgencia".

Entre estas reformas, la CEOE destaca medidas fiscales y laborales, como la reducción de las cotizaciones sociales, la rebaja del Impuesto de Sociedades, el avance en la flexibilidad interna de las empresas o la reforma de la negociación colectiva.

La CEOE presentó hoy estas propuestas durante la celebración de la Conferencia Empresarial 2009, un encuentro en el que se dieron cita empresarios nacionales y extranjeros para analizar estas medidas que prevén recuperar la competitividad, el crecimiento y el empleo en España.

Durante su intervención, el presidente de la CEOE dijo que esta "difícil" situación económica exige que los empresarios expongan "una vez más con claridad" sus análisis y aportaciones para intentar evitar que continúe la destrucción de empresas y de empleo.

Además, insistió en que los empresarios están dispuestos a negociar con el Gobierno y los sindicatos en el diálogo social, aunque sin renunciar a sus planteamientos de reforma.

No obstante, reiteró que si el diálogo social no funciona, el Gobierno debe gobernar.

Al respecto, el ministro de Fomento, José Blanco, que participó en la inauguración del acto, aseguró que el Ejecutivo "no da por cerrado el diálogo social" y resaltó que "no hay posibilidad de reformar la economía sin la implicación ni la colaboración de la fuerza empresarial".

Frente a las diferencias que pueden existir entre el Ejecutivo y la patronal en la reforma laboral, Blanco aseguró que ambos están de acuerdo en que ésta debe adaptarse "a los tiempos que corren", unos tiempos que, según dijo, "exigen una nueva forma de afrontar el diálogo social".

Díaz Ferrán se defendió de las críticas vertidas hacía el mundo empresarial y dijo que no caerán en la tentación de devolver los golpes, e insistió en que ellos "son la solución y no el problema".

"Durante todo este tiempo hemos realizado un gran esfuerzo de contención y de prudencia para no entrar en una espiral de tensión". aseguró.

Durante el almuerzo posterior, el presidente del PP, Mariano Rajoy, también defendió la labor de los empresarios y sus propuestas y subrayó que "ahora que está tan de moda poner en duda su función, quiero que mis palabras sirvan para expresar la deuda que la sociedad española" tiene con aquellos que se arriesgan o invierten, y constituyen "uno de los pilares esenciales de la economía".

El líder del PP también advirtió de que "no oír su voz" es "literalmente suicida" cuando el futuro de España está en juego y explicó que la salida de España de la crisis se deberá, "en buena medida, a las empresas españolas, que han sabido sobrevivir".

Añadió al respecto, que "si el mundo de las empresas no va bien, no hay recuperación posible".

En otras intervenciones, el presidente del Círculo de Empresarios, Claudo Boada, sostuvo que el nuevo modelo productivo debe construirlo la sociedad y no el Gobierno, al tiempo que el presidente del Consejo Superior de Cámaras de Comercio, Javier Gómez Navarro, abogó por que los empresarios lleguen a un acuerdo de diálogo social con los sindicatos.

Entre las propuestas que plantea la patronal, cuyo documento presentó el secretario general de la CEOE, José María Lacasa, además de medidas fiscales y laborales, se incluyen otras de carácter medioambiental, educativo, sobre infraestructuras o comunicación.