Público
Público

La patronal pide nuevos comicios si no hay acuerdo y la prensa dice que se votará el 13 de abril

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los empresarios dijeron hoy al presidente del Senado, Franco Marini, encargado de formar un nuevo Gobierno, que si no se dan las condiciones para el mismo lo mejor es no perder tiempo y volver a votar "cuanto antes", lo que da por hecho la prensa, que no descarta elecciones generales anticipadas el 13 de abril.

Marini se entrevistó hoy con los empresarios y los sindicatos en el tercer día de consultas para ver si -como le ha pedido el jefe del Estado, Giorgio Napolitano- puede formar un nuevo Ejecutivo, que tenga como objetivo principal la reforma electoral, causante de la inestabilidad política que sufre Italia.

El presidente de la patronal Confindustria, Luca Cordero di Montezemolo, reiteró a Marini la necesidad de una nueva ley electoral y le dijo que si no consigue el apoyo de los partidos de aquí al lunes o martes próximo (fecha en la que está previsto acabe las consultas), "lo mejor es no perder tiempo y volver cuanto antes a las urnas" para que la nueva legislatura tenga en cuenta los graves problemas que tiene el país.

Cordero di Montezemolo arremetió de nuevo contra la clase política, de la que dijo que "ha dado un mal ejemplo".

"Estamos preocupados porque desde hace demasiados años en nuestro país existe una incapacidad de gobernar y decidir. Hay una fragmentación política increíble. Es imposible encontrar otro país en el mundo que tenga 40 partidos representados (en el Parlamento)", afirmó el empresario, que en los últimos meses se ha convertido en el azote de los políticos.

El presidente de Fiat agregó que "desde hace meses" exigen una nueva ley electoral, pero que la clase política "ha sido incapaz de ponerse de acuerdo en dar a los ciudadanos la posibilidad de elegir a los propios representantes, reducir el número de partidos y garantizar la gobernabilidad".

Marini también consultó hoy con las centrales sindicales. Las tres grandes -CGIL, UIL y CISL- insistieron en la necesidad de alcanzar un acuerdo para una nueva ley electoral y se mostraron contra las elecciones anticipadas (la legislatura concluye en 2011).

Según Guglielmo Epifani, líder de la CGIL, la central más importante de Italia, la clase trabajadora y los pensionistas tienen problemas que no pueden esperar y si se disuelve el Parlamento, todas las leyes y decretos pendientes caducarían.

Luigi Angeletti, del sindicato IUL, agregó que es urgentísimo reducir los impuestos de los salarios y aprobar una nueva ley electoral, "ya que hasta ahora tenemos un bipolarismo enfermo".

La central sindical UGL, por el contrario, exigió la convocatoria de elecciones generales anticipadas.

El democristiano Marini también consultó con el Comité que promueve un referendo para la reforma electoral, cuyo presidente Giovanni Guzzetta, manifestó que antes de ir a las urnas hay que cambiar esa ley.

Concluidos los encuentros, Marini dijo que todos los consultados coincidieron en la necesidad de reformar la ley electoral, en que aún queda abierto "un resquicio" para acabar con la crisis abierta la semana pasada con la dimisión de Romano Prodi y que ya el lunes próximo tendrá "todos los elementos para sacar una conclusión".

Mañana, domingo, no habrá consultas y el lunes se reunirá con los tres grandes partidos -el Partido Demócrata (PD, el más importante de la izquierda); Forza Italia, el partido de Silvio Berlusconi, y Alianza Nacional, aliada del anterior- y cerrará con los tres ex presidentes de la República (Francesco Cossiga, Oscar Luigi Scalfaro y Carlo Ciampi).

Walter Veltroni, líder del PD, insistió hoy en una gran coalición de gobierno, mientras que desde las filas de los conservadores se subrayó que la única salida a la crisis son las elecciones anticipadas.

La prensa de hoy y los observadores políticos ven muy difícil que Marini logre el milagro de formar un gobierno de amplia mayoría, tras la inamovible postura de la derecha en favor de volver a las urnas y la división en el centro izquierda, cuyos partidos comunistas se niegan a participar en un eventual gobierno apoyado también por los conservadores.

"Se cierran los espacios para un gobierno de objetivos. Berlusconi y Veltroni están preparados para las urnas", escribe hoy "La Stampa", de Turín, que asegura que los partidos han comenzado ya la campaña electoral y que "ya circula la fecha" en la que el jefe del Estado disolverá el Parlamento.

Según el diario del grupo Fiat, Napolitano firmará el decreto el miércoles o jueves próximos y los comicios serán el 13 de abril.