Público
Público

Pecadillos veniales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Vida Privada de Pippa Lee

Directora: Rebecca Miller
Género: Drama / Romántica
Reparto: Robin Wright Penn, Alan Arkin, Keanu Reeves
Duración: 98 minutos 

El problema es que los secretos pasados de Pippa no llegan ni a faltitas menores, lo cual nos lleva a una reflexión: ¿Hay algo más aburrido en esta vida que ser estadounidense e intelectual de clase alta? Pippa se revela contra una familia evangelista, se marcha de casa y da con sus huesos en el sofá de una tía lesbiana.

Cuando se levanta, entra en una fase de consumo de pastillitas de todos los colores, promiscuidad y vagancia bohemia. ¡Guau! Seguro que Satán la espera en el infierno con el tridente más afilado que la lengua de Jorge Javier Vázquez. Si esa parte es convencional, la del presente todavía lo es más: roces con la hija, desencuentros con el marido y pensamientos impuros con su vecino. Pues vaya.

Miller juega a ser Wes Anderson con el retrato de una familia desestructurada y le queda una cosa de lo más Alcántara en ‘Cuéntame'. Eso sí, las interpretaciones de Alan Arkin y Robin Wright Penn son maravillosas, en especial la de esta última, enfrentada a un renacido Keanu Reeves que está hecho un pimpollo y exuda ácido hialurónico por los poros (¿visitará al mismo doctor que Catherine Deneuve?).

Formalmente, la voz en ‘off' es utilizada en demasía, pues a Miller le parece que una palabra vale más que mil imágenes (a fin de cuentas, la chica también es escritora), hecho que se compensa con la naturalidad con la que se encabalgan unas interesantes transiciones pasado-presente durante la narración. El equivalente de la ‘chick lit' (literatura para chicas) hecho ‘chick film'. Mejor que una de Bullock, peor que una de Binoche. 

A los ojos de los demás, Pippa Lee es doña perfecta: cocina bien (eso es importante); se preocupa por su marido, al que el corazón le late después de tres infartos; es inteligente y siempre tiene una palabra de consuelo y afecto para el prójimo. Pero Pippa, como todos los mortales, esconde un pasado turbulento y desconocido que está dispuesta a compartir con los espectadores desde su nuevo hogar en Connecticut, a donde la pareja se ha retirado en busca de tranquilidad.