Público
Público

Pedraza, una villa de cine

El rodaje en ella de las series de televisión ‘Toledo' e ‘Isabel' anima a volver a este bello pueblo segoviano para disfrutar de un privilegiado escenario medieval.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Pedraza es un pueblo de película. Está situado en la llanura segoviana, entre las sierras de Somosierra y Guadarrama, y ocupa un pequeño cerro amurallado que encierra una villa de cine con un pasado esplendoroso. Con este currículum es normal que haya servido, una vez más, como lugar de rodaje para dos nuevas superproducciones televisivas. La primera, Toledo, ya en emisión, sobre la convivencia pacífica de judíos, árabes y cristianos en el Toledo del siglo XIII. La segunda, Isabel, centrada en los años de juventud de Isabel La Católica.

Pedraza solo tiene una puerta. Si ésta se cierra, el pueblo queda protegido dentro de su recinto de murallas, pero la Puerta de la Villa, que antes negaba el paso al enemigo, hoy permanece abierta a todo aquel que tras cruzar bajo su arco morisco quiera descubrir uno de los conjuntos medievales más bellos y cuidados de España.

Quizá sea esa protección la que ha hecho de Pedraza un lugar anclado en la Edad Media. A ella hay que llegar a admirar su castillo, que fue hogar de reyes, de guerreros, prisioneros y sirvió de estudio al pintor Zuloaga, hoy convertido en un museo dedocado a él. A saborear en cualquier de sus asadores sus reputados corderos asados a la leña. A comprar muebles rústicos y artesanía. A visitar la antigua cárcel, que relata la historia más siniestra y oscura de la villa. A asistir, en el mes de julio, al singular Concierto de las Velas. Pero, sobre todo, a pasear por sus calles -especialmente Real y Mayor- y conocer su historia a través de sus iglesias -como la de San Juan Bautista-, plazas, enormes caserones y palacios blasonados, como la Casa de Pilatos. Porque de historias tiene mucha para contar, como la del nacimiento en la localidad del emperador Trajano, la prosperidad que vivió en tiempos de la Mesta, la importancia como lugar de residencia de hidalgas familias o su renacer a partir de los años 60 y 70 del pasado siglo, cuando artistas y bohemios comenzaron a restaurar las viejas casas del pueblo con un gusto exquisito.

Entre todos sus rincones, ninguno como el de la porticada plaza Mayor, el principal escenario y decorado cinematográfico por el que se mueven actores como los atractivos Maxi Iglesias o Rodolfo Sancho, protagonistas respectivamente de Toledo e Isabel, y a la que a parar todos sus caminos. Es en ella donde se come, se admira, se rueda y se vive el día a día.


Turismo de Pedraza