Público
Público

Pedro por su casa

Pedro, sorpresa en la alineación titular, marca dos goles y lidera junto a Ibrahimovic un arrollador triunfo del Barcelona

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

A diferencia de quienes priorizan la importancia de los actos frente a la vacuidad de las palabras, en el fútbol parece evidente que sólo con goles se pueden ganar los amores. Ya lo denunció Guardiola; aunque el Barça juegue bien, tiene que ganar siempre. Pero el axioma del técnico azulgrana tiene un inconveniente y es que puede suceder que el Barça no juegue todo lo bien que debe y puede y, sin embargo, gane. Y esto es lo que sucedió ante el Mallorca, un rival ahora mismo de consideración si nos atenemos a su privilegiada situación en la Liga, y que salió goleado del Camp Nou en un partido en el que el Barça fue un simulacro de sí mismo.

Mientras el juego del Barça sólo se elogie cuando llegue acompañado de una victoria nunca se sabrá quiénes aprecian de verdad su fútbol y quiénes lo hacen únicamente para no resistirse a la dictadura del marcador. Con Xavi e Iniesta en el banquillo, llevó un tiempo reconocer al Barça. Ni Sergio Busquets ni Touré Yayá ni Keita, los titulares del centro del campo azulgrana, tienen la jeraquía y la destreza, el dominio de los tiempos y de los espacios, de los dos jugones por antonomasia. Prueba de que ninguno de los tres asumió el liderazgo es que Piqué se animó más de lo que acostumbra a salir con el balón desde atrás, unas atribuciones que tiene para superar líneas, pero no para distribuir juego. Claro que peor fue lo de Chygrynskiy, quien no sólo volvió a dar síntomas de debilidad defensiva, sino que tampoco estuvo acertado en un par de desplazamientos en largo.

En ausencia de Messi, también reservado por Guardiola, y con Henry aún saliendo de su lesión, Ibrahimovic entendió que el protagonismo le tocaba acapararlo a él. El sueco recordó el porqué de su apodo de Ibracadabra y se sacó de la chistera un taconazo para superar a cinco jugadores del Mallorca y dejar solo a Pedro delante de Aouate. El canario no estropeó el truco y batió a Aouate con gran destreza.

Webó tuvo el empate en un desajuste defensivo y una frivolidad de Piqué, que intentó despejar de tacón, pero Valdés volvió a salir al rescate de su equipo y desvió el balón a córner con la punta de los dedos. Sin embargo, en ese mismo saque de esquina, Nunes aprovechó su soledad en el segundo palo y la prolongación de Piqué para marcar. El empate sí hizo daño al Barça, que empezó a notar en exceso las ausencias. Además, el Mallorca se sintió legitimado para plantarle cara y el juego se descontroló, justo lo que menos le interesa al equipo de Guardiola.

En los últimos cinco minutos de la primera parte, el Barça tiró de eficacia para marcharse en el marcador. Primero con un nuevo gol de Pedro, que batió a Aouate al cuarto intento. Primero, de él mismo, luego de Henry y en tercera instancia de Sergio Busquets.

'Los goles ya entrarán', respondió Guardiola cuando le preguntaron por la eficacia goleadora de su equipo. Y los goles llegaron. La paradoja es que lo hicieron sin que el Barça desplegara su mejor juego, todo un contrasentido, pero la confirmación de que el fútbol es la dinámica de lo impensado.

El Barça, con más renta en el marcador que control del juego, no podía pensar que el partido estaba finiquitado. Tal vez por ello Guardiola sacó a Messi a los 5 minutos de comenzar la segunda parte y a Xavi, a los 16. El mensaje al Mallorca fue contundente. El campeón de todo tomó el control del partido, aunque sólo fue capaz de volver a marcar, y de penalti, a pocos minutos del final. Messi calmó su sed de gol y, ya en el tiempo de prolongación, Keita maquilló el 4-2. No hubo más. Como diría Pep, si el Barça no gana, Robinho es portada. Pues el Barça ganó, aunque lo hizo como Pedro por su casa, sin desplegar su mejor fútbol, el que le ha llevado a ganar cinco títulos consecutivos y a ser toda una referencia.

Barcelona (4): Valdés; Puyol, Piqué, Chygrynskiy, Abidal; Sergio Busquets (Xavi, m. 61), Touré Yayá, Keita; Pedro (Messi, m. 50), Ibrahimovic y Henry (Iniesta, m. 82).

Mallorca (1): Aouate; Josemi, Nunes, Ramis, Ayoze; Mario Suárez (Keita, m. 73), Martí; Varela, Borja Valero, Tuni (Gonzalo Castro, m. 59); y Webó (Víctor, m. 82).

Goles: 1-0. M. 11. Ibrahimovic, de tacón, deja solo a Pedro delante de Aouate y el canario marca con la izquierda. 1-1. M. 20. Nunes, de cabeza a la salida de un córner que prolonga hacia atrás Piqué. 2-1. M. 40. Pedro, después de tres paradas consecutivas de Aouate, aprovecha. 3-1. M. 44. Henry, de cabeza en el segundo palo, tras remate de Busquets a centro de Pedro. 4-1. M. 87. Messi, de penalti cometido por Josemi sobre Ibrahimovic. 4-2. M. 90+2. Keita, de tiro ajustado.

Árbitro: Turienzo. Mostró tarjeta amarilla a Borja Valero, Varela, Keita Camp Nou: 77.491 espectadores.