Público
Público

Pedro Cavadas inicia en Valencia el primer trasplante de cara de España

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El doctor Pedro Cavadas ha iniciado en el Hospital La Fe de Valencia el primer trasplante de cara de España, confirmaron fuentes sanitarias.

Oficialmente fuentes de la Conselleria de Sanitat han señalado a EFE que no podían "ni confirmar ni desmentir" que la operación se esté efectuando, ya que "así lo marca el protocolo en este tipo de intervenciones de alto riesgo que cualquier momento, se puede suspender por complicaciones".

También en el hospital de la Fe dijeron a EFE que no podían confirmar ni desmentir que se esté produciendo la operación, y que, en estos casos, solo informan al terminar la misma.

La operación, que se inició ayer por la mañana, consiste primero en la extracción del rostro del donante para después proceder a la implantación al receptor, y puede durar mas de diez horas.

La Fe es uno de los tres hospitales españoles autorizados para realizar trasplantes de cara y el doctor Pedro Cavadas es uno de los pioneros de este tipo de operaciones.

En febrero, Cavadas aseguraba a EFE en el transcurso de los Desayunos de EFE Comunitat Valenciana que este tipo de trasplante "se plantearía en casos extremos" por tratarse de "una cirugía muy difícil".

Además, explicaba que la intervención consistiría en un trasplante microquirúrgico con reparación de todos los nervios de la cara, las arterias y venas, conductos salivares, y reconstrucción de todas las comisuras faciales.

Hasta el momento, este tipo de intervención ha sido realizada en Francia, China y Estados Unidos, y esta sería la primera de estas características que se hace en España.

"En España la población está bastante concienciada respecto a la donación de órganos", decía Cavadas, para quien mientras no existe una "emotividad" asociada a órganos internos como el corazón, riñón, pulmón o páncreas, sí la hay en donar órganos visibles como las manos o la cara.

"Los sentimientos humanos se vehiculan a través del rostro, es la identidad, lo que permite distinguir a un ser humano de otra especie animal, y trasplantar algo que tiene tanto trasfondo emocional es difícil", según Cavadas.

El cirujano valenciano señalaba que la persona que recibe un trasplante de cara "no puede pretender que le devolvamos el aspecto que tenía antes, llevará tejido del donante que le permitirá parecer una persona, pero eso no le cambiará la identidad".

"No le vamos a restablecer el aspecto que tenía en la foto de comunión o cuando hizo la mili", dijo el cirujano valenciano, quien indicó que se opera "caso por caso, dependiendo del segmento que ha perdido cada persona y viendo cuándo está indicado un trasplante de cara o una cirugía reconstructiva con tejido propio del paciente".

Según Cavadas, hay partes del cuerpo que se pueden reconstruir con tejido propio como la nariz, la oreja o un labio, aunque cuando se trata de una reconstrucción de la nariz más los dos labios el resultado es mejor si se realiza un trasplante.

Según el cirujano, la ausencia de cara tiene un impacto psicológico evidente sobre la persona. "La cara es la identidad social del individuo y su tarjeta de presentación" y sin ella "no se puede socializar de manera razonable", afirma.

Este trasplante se plantearía en casos "extremos", según Cavadas, para quien no hay "ninguna particularidad ética o moral" en conseguir que un órgano vital para la vida social como es la cara, pueda ser transferido quirúrgicamente de un cadáver donante a una persona sin cara.