Publicado: 05.12.2014 00:00 |Actualizado: 05.12.2014 00:00

Pedro Sánchez: "Una gran coalición con el PP sería nociva para la democracia española"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Llegó en un Ford Focus del que le costó salir con su 1,90 de altura. Tres días antes había subido a un autogenerador de 80 metros de altura para hacer una entrevista, y el miércoles se había jugado un partido de baloncesto en silla de ruedas. Pero el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, sabe que tiene retos más difíciles por delante. Está convencido de que la reforma constitucional se abrirá paso y será la salida a la situación de Catalunya. Dice que su adversario es el PP, aunque en la inmensa mayoría de sus respuestas hace referencia a propuestas de Podemos. Niega que haya turbulencias internas en el PSOE y asegura que la transparencia y la lucha contra la corrupción serán sus banderas. De aquí a menos de un año sabremos si vuelve a la facultad o pisará la moqueta de La Moncloa. Él asegura que está trabajando para lo segundo.

Ya han pasado más cuatro meses desde que está al frente de la Secretaría General del PSOE, ¿Están los socialistas mejor que con Rubalcaba? ¿Ha habido 'efecto Sánchez'?

Creo que el PSOE lo que ha hecho es afrontar un proceso de renovación. En primer lugar, escuchando primero a la calle, que el 25 de mayo nos dijo que teníamos que ir a ese proceso de renovación. El PSOE lo hizo de la mejor manera posible, consultando a las bases del partido, y creo que hoy el Partido Socialista está en disposición de ganar las elecciones generales y de obtener un buen resultado en las municipales y autonómicas.

Pero parece que las cosas no están tan bien y que no le han dado ni esos cien días de gracia, ni fuera, ni dentro del partido.

La verdad es que yo siento el respaldo de la militancia, y pienso que el PSOE está unido en torno a la nueva dirección. Aunque a mí me gustaría que las encuestas reflejaran un crecimiento del PSOE mucho más rápido, sí se percibe ya una recuperación y un resurgir del PSOE.

"Me parece exagerado recriminar a Felipe González estar en Gas Natural después de 18 años fuera del Gobierno"

¿Qué le ha hecho a Susana Díaz? ¿Qué problemas hay entre ustedes, si es que los hay?

No tengo ningún problema con Susana Díaz. Además, para mí es fundamental que los españoles vean que allí donde gobernamos las cosas las hacemos de forma distinta. Por tanto, toda la proyección que necesite Susana o Javier, en Asturias, la van a tener por parte de la dirección federal. Creo que cuento con el apoyo de ambos, como del resto de la organización, y ellos también cuentan con el mío.

Por tanto, no tiene la sensación de que alguien le esté moviendo la silla por debajo.

Creo que, desde hace muchísimos años, el PSOE no contaba con el respaldo y la cohesión interna que tiene ahora mismo.

¿Ni siquiera ha abierto una brecha interna su postura en torno al artículo 135 de la Constitución?

La reforma que proponemos no es la derogación, como sí lo hace Podemos o Izquierda Unida, porque la socialdemocracia europea siempre ha hecho suyo el principio de estabilidad presupuestaria y también el pago de la deuda. Pero, a partir de ahí, nosotros decimos que hay que completar ese artículo. Si queremos una reforma constitucional que garantice la Sanidad, la Educación y las Pensiones, también hay que garantizar su financiación. Eso es algo que ahora mismo defiende la inmensa mayoría de los militantes del PSOE y de su electorado.

Desde su llegada a la dirección del partido, el PSOE ha hecho un esfuerzo de transparencia, publicando sus patrimonios , su cuentas, con un nuevo Código Ético y mostrando mano dura contra la corrupción. Pero parece que eso sigue sin llegar a los ciudadanos, ¿El PSOE ha perdido la credibilidad haga lo que haga?

El PSOE para recuperar la credibilidad tiene que hacer mucho, y decir menos. El PSOE recuperará la credibilidad con hechos. Efectivamente, hemos aprobado un compromiso ético, somos el primer partido en España que ha firmado un convenio con Transparencia Internacional que nos exige unos niveles cómo nunca ha tenido el PSOE, ni ninguna organización política. Pero la transparencia no es una moda, es la mejor manera de prevenir la corrupción. Creo en la transparencia y la estamos practicando. Pero es verdad que hemos hecho tantas cosas en tan poco tiempo que, tal vez, sea difícil de percibir en su globalidad por parte de la opinión pública. Pero, al final, lo que sí que queda entre los ciudadanos es que el PSOE está cambiando y eso es para mí lo más importante.

"El adversario político del PSOE es el PP, no Podemos" Ahora se podría enfrentar a una nueva prueba muy dura, ¿No le va a temblar el pulso si tiene que expulsar a Chaves y a Griñán del PSOE por su imputación en el caso de los ERE?

Hasta ahora hemos sido muy contundentes en casos que ni siquiera eran ilegales, como podía ser el tema de las tarjetas, y hasta ahora hemos actuado con contundencia, incluso con personas muy significadas de la historia del socialismo español. Sobre Chaves y Griñán estoy convencido de que no les van a imputar y respeto el principio de presunción de inocencia. Pero a mí no me va a temblar el pulso se llame como se llame la persona, porque por encima de los nombres está una organización centenaria que debe ser contundente en la respuesta de los casos de corrupción.


Usted ha expresado una voluntad firme de acabar con las puertas giratorias, ¿Le ha pedido a Felipe González que abandone el Consejo de Gas Natural?

En el debate de la pasada semana llevábamos una propuesta de endurecer el régimen de incompatibilidades. Ahora es de dos años, y lo queremos pasar a cinco años. Pero González lleva dieciocho años fuera del Gobierno. Ya lo dije un poco en broma: ¿Cuándo prescribe el delito de haber sido presidente del Gobierno? Creo que la vida pública no puede ser un estigma que a alguien le prohíba desempeñar su actividad privada en un futuro pero estoy dispuesto también a revisar eso. Después de 18 años que se le recrimine esto a González me parece exagerado. Lo que tenemos que hacer es cerrar las puertas giratorias y acabar con subconexiones del poder económico y el poder político.

"No tengo ningún problema con Díaz, desde hace mucho el PSOE tiempo no tenía tanta cohesión interna"

La primera prueba de fuego a la que se enfrenta son las municipales y autonómicas, ¿un fracaso en esas elecciones sería un fracaso del secretario general?

El secretario general siempre se examina, y sé que me examino en las elecciones municipales y autonómicas, por ello me las tomo como si fueran unas elecciones generales. De hecho, voy a empeñarme en estar presente, en apoyar a todos los candidatos, y van a sentir que su secretario general está con ellos.

¿Un mal resultado afectaría a su propósito de presentarse como candidato a la Presidencia del Gobierno?

Lo primero de todo es que va a ser muy difícil comparar el resultado de estas elecciones municipales y autonómicas respecto a procesos electorales anteriores, porque el mapa electoral ha cambiado y estamos en un escenario nuevo de la política española. A partir de ahí, creo que el PSOE está en condiciones de liderar una mayoría social en positivo dentro de la sociedad española, de construir una mayoría que apele a la reforma y a la transformación social. Otros están más en construir una mayoría de rechazo. Por ello, estoy convencido que nuestro planteamiento en positivo, abierto a la transformación, nos dará muchas más opciones de poder gobernar en mayo más ayuntamientos y comunidades autónomas.

Esa mayoría social de la que habla, ¿incluye a Podemos?

Podemos está en la construcción de una mayoría social de rechazo, y la gran diferencia que tenemos unos y otros es precisamente esa. El PSOE apela a una mayoría social para la construcción de un nuevo proyecto político de renovación, de refundación de la política y de transformación. Por eso hemos presentado una propuesta de creación de una subcomisión para la reforma de la Constitución. Nuestra diferencia con el PP es que está instalado en el inmovilismo, donde siempre ha estado, primero en el debate constitucional de 1978 y, de nuevo, ahora. Y nuestra diferencia con Podemos es que ellos dicen que hay que acabar con el régimen del 78, pero el PSOE no reconoce como régimen el Pacto Constitucional alcanzado entonces, y lo que proponemos es la renovación del mismo.

En todo caso, usted está hablando siempre de reforma constitucional, no de un proceso constituyente.

Exactamente. Pero una reforma constitucional a fondo, radical, en tres ámbitos: el reconocimiento de nuevos derechos de ciudadanía en la Constitución, regeneración democrática y un nuevo modelo de convivencia territorial más avanzado y más actualizado del que tenemos ahora.

¿Cuándo calcula que podría estar vigente la reforma?

Me gustaría que cuanto antes. Creo que el PSOE ha demostrado primero paciencia, y luego voluntad y determinación para afrontar este proceso. Además, esto no obedece a la nueva dirección del partido, sino que admito que en buena medida el discurso que se ha hecho sobre el modelo federal y la propuesta de reforma es algo que viene de la anterior Ejecutiva, lo que reconozco, aplaudo y hago mío. Pero, insisto, tiene que ser una reforma constitucional radical.

"Podemos está en la construcción de una mayoría social de rechazo"

Aunque plantea una reforma constitucional más amplia, nadie esconde que uno de los principales motivos es Catalunya. ¿No ha entrado la situación catalana en un bucle, en el que Rajoy sigue en la inacción, Mas en su desafío y ustedes con esta reforma a la que nadie hace caso?

Creo que hay que dirigirse a la sociedad catalana y al conjunto de la sociedad española, y no sólo a los representantes institucionales que, efectivamente, están en un bucle, en una especie de monólogos cruzados. Pero estoy convencido de que la reforma constitucional se va a acabar imponiendo como salida. ¿Por qué? Porque es una exigencia de la mayoría de catalanes y del conjunto de españoles. Pero la reforma constitucional no es un fin en sí mismo, es un medio para recomponer los consensos que hoy están rotos. Porque hay muchos consensos rotos, no sólo en el ámbito de la convivencia territorial, sino en la desafección de la ciudadanía con sus instituciones, en la forma de participar en la democracia, en la necesidad de regenerar la democracia, en revisar privilegios que ahora existen como los aforamientos, en limitar los mandatos a la Presidencia del Gobierno. Incluso, hay que eliminar los anacronismos que existen en la Constitución española como que en circunstancias extremas se puede apelar a la pena de muerte. Eso en una sociedad como la española no tiene cabida.

¿Qué cree que tiene que sacar Catalunya de esa reforma constitucional para quedar complacida, es decir, para que las aguas vuelvan a su cauce?

Primero, debe haber un reconocimiento de que existe el afecto por parte del resto de España hacia Catalunya, su cultura y su lengua. Hoy, desgraciadamente, muchos catalanes no lo perciben así. Por eso, creo que los partidos nacionales lo primero que tenemos que trasladar es que tenemos estima y afecto al pueblo catalán.

"Podemos es oportunismo ideológico, y le exijo consistencia" A partir de ahí, podemos hablar de muchas cosas. Como de la actualización de nuestro sistema de financiación autonómica para que Catalunya tenga garantizada la financiación per cápita de los servicios esenciales, que hoy no tiene. También se puede hablar de cómo descentralizar competencias que garanticen que la cultura, la educación o la lengua, que han sido atacadas por el Gobierno del España y sólo hay que recordar lo que dijo Wert de que hay que “españolizar Catalunya”, para que estén protegidas y eso no vuelva a ocurrir. Y también creo que el Estado debe estar más presente en Catalunya en el sentido de que hay que descentralizar instituciones, no sólo hacia Catalunya, sino en otras comunidades autónomas. Me parece bien abrir el debate si el Senado tiene que estar en Catalunya o si el Tribunal Constitucional puede estar en otra ciudad del resto de España. No hay que descentralizar sólo competencias, sino también la presencia del Estado física en distintas comunidades.

¿Pero cuál es la diferencia entre el Estado Federal que ustedes proponen y el actual Estado de las Autonomías, que también es muy descentralizado?

Para mí el Estado federal significa que en la Constitución española sepamos cuáles son las competencias del Gobierno de España y de las comunidades autónomas. Es que ahora ni lo saben los ciudadanos ni los responsables políticos, y eso da lugar a muchos litigios. Pues primero, clarificar cuáles son las competencias. También reconocer y nombrar en las Constitución a todas las comunidades autónomas, que ahora no lo están. En todo caso, el PSOE no reniega del Estado de las Autonomías , al contrario, somos los arquitectos de ese Estado. Pero decimos que a lo largo de 36 años de funcionamiento las autonomías han acumulado disfunciones que deben ser resueltas.

Cambiando de asunto. Ahora mismo, ¿cuál es el adversario político del PSOE: Podemos o el PP?

El PP, absolutamente.

Ideológicamente, ¿de quién está más cerca el PSOE, de Podemos o del PP?

Es que a Podemos yo le tacho abiertamente de oportunismo ideológico, y les exijo consistencia política. Por ejemplo, tiene que explicar cuáles son las razones que le han llevado a renegar en su programa electoral de un tema tan trascendental como es la construcción europea en cinco meses; o tiene que explicar por qué antes defendían con la misma vehemencia la jubilación a los 60 años, y ahora la defienden a los 65 años. Por tanto, les doy la bienvenida al debate de los partidos y respeto mucho a sus votantes, pero sus dirigentes deben dejar de dar lecciones y empezar a dar explicaciones. A partir de que conozca cuál es el proyecto político y de tener una garantía de que lo van a mantener en el tiempo, sabré si Podemos es un partido serio con el que se puede hablar, o no.

¿Pero es consciente de que, según apuntan muchas encuestas, gran parte de los gobiernos autonómicos y Alcaldías pueden estar en manos de acuerdos entre PSOE y Podemos?

Pero más que con quién, a mí me preocupa el para qué. En principio, el PSOE sale a ganar, aunque es evidente que todo apunta a que vamos a tener un escenario electoral muy fragmentado y yo querré saber para qué vamos a llegar a acuerdos con unos o con otros. Desde luego, con el PP nosotros no vamos a pactar, no habrá grandes coaliciones, y me sorprende mucho que se diga. El PSOE pactó en contra del presidente de la Comisión Europea hace unos meses. Los políticos se tienen que definir por sus hechos, no sólo por sus palabras, y creo que los hechos del PSOE en temas nucleares del debate como éste demuestran no querer llegar a acuerdos con quien es nuestro principal adversario. Pero, insisto, yo le pido a Podemos que se definan primero y que sean consistentes. No se puede ser primero de izquierda anticapitalista, luego no sabes si de centro, izquierda o de derecha, y ahora socialdemócrata. Primero que digan quiénes son, cuáles son sus políticas y, a partir de ahí, sabremos con quién podemos hablar y con quien no.

¿Se ha llegado a ver con Pablo Iglesias?

No. Él me reprochó públicamente que no le respondiera a un mensaje en la noche en la que salí elegido. Les aseguro que recibí miles de mensajes y no contesté ni a familiares míos, que también me lo reprocharon, porque no los vi. Me enteré por un medio de comunicación que me había enviado un mensaje, pedí su número de teléfono, y le contesté. Fue un intercambio de mensajes cordial y ahí quedó la cosa. Desde entonces no ha habido contacto, pero no hay mayor problema, si tengo ocasión de poder ver a Pablo Iglesias hablaré con él. Y también habrá debates con Iglesias y con Rajoy. En democracia es sano debatir y no me cierro en banda a debatir con nadie.

¿Una coalición del PP sería el fin del PSOE?

Una gran coalición sería nociva para la democracia española, porque la gran alternativa al PP es el PSOE. El PSOE es un partido que lo ha pasado mal, pero un partido suficientemente humilde para saber que tiene que reconocer errores para recuperar la confianza de la gente. Pero, además, ha escuchado la voz de la calle el 25 de mayo. Lo que el PSOE ofrece es un cambio desde la izquierda, pero con seguridad. Eso es lo que voy a proponer a los españoles.

"Si soy presidente, uno de mis compromisos será hacer una reforma fiscal de izquierda"
Pero hay voces de viejos “dinosaurios” de su partido pidiendo esta gran coalición, como la de Felipe González.

Es cierto que él lo dijo hace unos meses y no sé si lo seguirá compartiendo. Pero, en esto, la nueva dirección tiene una postura muy clara. Pero tengo que aclarar que busco hacer un proyecto para la mayoría en positivo, no una mayoría social de rechazo. Es decir, es evidente que si busco una reforma constitucional tendré que llegar a acuerdos con el PP y el resto de fuerzas políticas; o si quiero que haya un sistema educativo estable pues es evidente que tendremos que llegar a acuerdos con todos los partidos, o en temas energéticos. Por tanto, una gran coalición, no; pero pactos puntuales en beneficio de la ciudadanía todos los posibles.

A nivel económico, ¿qué plantea sobre las grandes corporaciones? ¿Le basta con que paguen el 15%?

Una de mis preocupaciones es la concentración del poder económico que ahora mismo hay en España. Creo que el Estado tiene que regular y defender a los usuarios y consumidores frente a las grandes corporaciones. En este tema, no comparto lo que plantea Podemos de la nacionalización de sectores estratégicos, por inviable. Pero sí creo que tenemos que endurecer las leyes y defender a los ciudadanos, y por ahí tenemos que actuar.

De hecho, uno de mis compromisos si soy elegido presidente del Gobierno será hacer una reforma fiscal de izquierda que es lo que falta en este país. No lo hicimos cuando gobernamos y es algo que debemos afrontar ya. Dentro de esa reforma planteamos hacer una revisión del impuesto de Sociedades que exigirá también la eliminación de muchas de las deducciones que existen, que son las vías de evasión fiscal que tienen las grandes corporaciones. Eso exigirá primero un periodo transitorio, en el que propondremos que las grandes corporaciones paguen un tipo efectivo del 15%. Pero el escenario a medio plazo es que paguen más, aunque eso también va a exigir trabajar a nivel europeo.

También plantea un impuesto a las grandes fortunas, ¿en qué consiste?

Queremos crear un nuevo impuesto de la renta, no tanto referido al impuesto de la nómina, sino del conjunto de la renta. Eso exigirá que los grandes patrimonios, parte de su rendimiento, tribute en el IRPF. De esa manera, estaremos dando respuesta al desigual trato que tienen las Sicav. También revisaremos la tributación del patrimonio y las de las rentas del capital. Queremos tender a que se iguale la tributación de las rentas del trabajo y la del capital. Eso es algo que también propone Podemos y, en eso, tengo que reconocer que estamos de acuerdo.

Por último, dentro de un año, pongamos el 4 de diciembre de 2015, ¿Se ve camino de La Moncloa o camino de la facultad?

Yo estoy trabajando para que sea camino de La Moncloa, porque creo que el PSOE es el gran partido del cambio que necesita este país. Estamos trabajando mucho para ello, con muchísima humildad, y siendo muy conscientes del enorme reto que tenemos por delante. Pero queremos recuperar la confianza de la gente de izquierda y de decirle que somos la alternativa al Gobierno de Rajoy.


http://www.quoners.es/debate/crees-que-pedro-sanchez-devolvera-la-ilusion-al-partido-y-recuperara-a-los-votantes-del-psoe