Público
Público

Pekín acusa a EEUUde violar la ley marítima

El acoso a un buque norteamericano tensa las relaciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Diez días después de que EEUU y China anunciaran la reanudación del diálogo militar bilateral, las dos potencias mundiales han sufrido una nueva escalada de tensiones. Pekín rechazó ayer las acusaciones del Pentágono sobre el supuesto hostigamiento a un buque estadounidense de vigilancia marítima que maniobraba en aguas del Mar de China Meridional el domingo.

Según el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Ma Zhaoxu, el Impeccable uno de los cinco buques de vigilancia de EEUU en la zona estaba 'violando la legislación internacional' y se encontraba 'realizando actividades ilegales' en las proximidades de la isla de Hainán, un área perteneciente a la zona económica especial de China, según Pekín.

El Departamento de Defensa norteamericano, sin embargo, sostiene que el Impeccable fue abordado por cinco naves chinas, una de ellas militar, mientras realizaba 'operaciones rutinarias' en 'aguas internacionales'. Las embarcaciones chinas llegaron a acercarse a menos de ocho metros del buque de vigilancia y ordenaron su retirada, en una maniobra que el Pentágono consideró 'imprudente' y 'poco profesional', según las acusaciones lanzadas el lunes.

El buque ya había sido hostigado por aviones y barcos chinos en otras tres ocasiones la semana pasada, en un área que Pekín defiende que es parte de su zona económica exclusiva. Los incidentes ocurrieron a unos 120 km de la costa de Hainán, una isla tropical al sur de la provincia industrial de Cantón que alberga una base de misiles y diversas instalaciones militares chinas.

En 2001, un avión espía estadounidense tuvo que realizar un aterrizaje en Hainán al colisionar con una nave militar china. Los 24 tripulantes fueron liberados después de que EEUU pidiera perdón.

'Las acusaciones de Estados Unidos contradicen gravemente los hechos, confunden el negro con el blanco y son totalmente inaceptables', dijo Ma. Según el portavoz de Exteriores, la Convención de la ONU sobre Derecho Marítimo y la ley china establecen claras regulaciones sobre las maniobras de los navíos de vigilancia marítima en las zonas económicas exclusivas.

El incidente de ayer puede obstaculizar el proceso de acercamiento entre China y la nueva Administración Obama. Ambos países anunciaron reanudar el diálogo militar en febrero, durante la visita de la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, a la capital china. Pekín había decidido romper las relaciones militares en octubre, cuando la Administración Bush anunció una venta multimillonaria de armamento militar a Taiwán, que incluye misiles Patriot y helicópteros de ataque Apache.

Durante su visita reciente a Pekín, Clinton dejó claro el interés del Gobierno de Obama por mejorar las relaciones con China, priorizando la cooperación económica y la colaboración en temas de medioambiente y seguridad internacional, por encima de los derechos humanos.

Además, está previsto que el ministro de Asuntos Exteriores chino, Yang Jiechi, viaje esta semana a Washington por invitación de Clinton.