Público
Público

Pekín condiciona la celebración de la cumbre con la UE a la actitud de Sarkozy frente al Dalai Lama

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Pekín condicionó hoy la celebración de la cumbre entre China y la Unión Europea (UE), cancelada por los planes de reunión entre el presidente francés, Nicolas Sarkozy, y el Dalai Lama, a que Francia cree unas "condiciones adecuadas" para tal fin.

"Para reparar las relaciones entre China y Francia y reanudar la cumbre China-UE, Francia tiene que crear las condiciones adecuadas, tomar en serio nuestras preocupaciones y mejorar las relaciones", señaló hoy el portavoz del Ministerio chino de Exteriores Liu Jianchao.

La actitud de Sarkozy, añadió, puede dañar las relaciones comerciales entre China y Francia: "Sólo tendremos un ambiente sólido para nuestras relaciones comerciales bajo la condición de unas buenas relaciones bilaterales".

El portavoz explicó que el anuncio de la reunión de Sarkozy con el Dalai Lama "ha causado una gran insatisfacción entre el pueblo chino". "Esperemos que Francia tome en serio los sentimientos del pueblo chino y que éste mantenga la calma ante el conflicto", dijo.

Pekín canceló la cumbre con Bruselas, prevista para este mes en Lyon (Francia), como medida de protesta contra un anunciado encuentro entre Sarkozy, cuyo Gobierno ejerce la presidencia de turno de la UE, y el líder espiritual y político tibetano en el exilio, que se encuentra en Europa.

La reunión entre Sarkozy y el Dalai, premio Nobel de la Paz de 1989, está prevista para el próximo sábado en Polonia.

El Dalai Lama intervendrá hoy en Bruselas en una sesión solemne ante el pleno de la Eurocámara.

El líder tibetano anunció que iniciará, junto a 35 eurodiputados, un ayuno de 24 horas para denunciar la situación del pueblo tibetano, cuya cultura, lengua y religión se han visto reprimidas desde la ocupación de las tropas comunistas chinas en 1951.

En marzo pasado, los monjes tibetanos protagonizaron las protestas más violentas contra el poder chino en las últimas décadas. Según Pekín hubo una veintena de civiles chinos muertos, aunque el entorno del Dalai Lama asegura que fueron cientos los muertos por la represión china.

En este contexto, la agencia oficial de noticias Xinhua publicó hoy un artículo en el que advierte al Dalai Lama de que nunca conseguirá su objetivo de libertad religiosa, que según Pekín consiste en regresar a un régimen feudal dominado por las lamaserías.

"Lo que pide el Dalai Lama es la libertad de religión absoluta, sin el control de la ley. Quiere administrar los templos según el régimen de antes de la reforma democrática (la ocupación de las tropas comunistas)", señala la nota oficial.