Público
Público

La película abre la caja de Pandora

Las primeras reacciones de la crítica son favorables a 'Avatar', pero no unánimes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La fantasía épica de James Cameron por fin ha visto la luz y, como no podía ser de otra forma tratándose de la película más cara de la historia, no ha dejado a nadie indiferente. Avatar ha dividido al mundo del cine y la prensa los únicos que de momento han tenido la oportunidad de verla entre entregados seguidores y feroces críticos.

Poco después de que se apagase la pantalla en el estreno celebrado el pasado jueves en Londres, Internet comenzó a echar humo. Todos los críticos querían ser los primeros en dar respuesta a la gran incógnita: ¿De verdad han merecido la pena 12 años de desarrollo y más de 300 millones de dólares de inversión?

Hollywood Reporter abría su web con un enorme titular que decía: 'La magia del cine ha vuelto'. Su experto KirkHoneycutt aseguraba que '12 años después, James Cameron ha probado que tenía razón: es el rey del mundo'.

Los críticos de Rotten Tomatoes también destacan 'la frescura' de Avatar y no dudan en premiarla con un 92 sobre 100, además de situarla como la máxima favorita en la carrera para los Oscar.

Por si esto fuera poco, el diario económico The Wall Street Journal ha desvelado que entre los fans de las aventuras que tienen lugar en el planeta Pandora se encuentra Steven Spielberg, quien 'alucinó con la película' tras asistir a un pase privado en los estudios de la Fox en Los Ángeles, según ha comentado una fuente cercanaal director.

Sin embargo, no ha convencido a todo el mundo la millonaria orgía de efectos 3D propuesta por Cameron. Andrew Pulver, periodista de The Guardian, contrapone la intención ecologista de la película con el violento desenlace de tiros y explosiones habitual en las películas de acción. La estética tampoco le convence mucho y la compara con las portadas de los discos del grupo Yes.

En los mismos términos se expresa Jake Coyle, crítico de Associated Press, que cree que ya es hora de comenzar a bajar los humos al autoproclamado rey del mundo.