Público
Público

Una película se centrará en el fundador del Opus Dei

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Si el Opus Dei lo pasó mal con la película "El código da Vinci", basada en la novela de Dan Brown, ahora parece que va a tener un retrato mucho más positivo en otro largometraje.

El director británico Ronald Joffé, conocido por la ganadora de tres Oscar "Los gritos del silencio" y la ganadora de otro "La misión", está rodando "There be dragons", una película que transcurre durante la Guerra Civil española que se centra en parte en la vida del fundador del Opus Dei, José María Escrivá de Balaguer.

La fotografía principal ya ha terminado, y Joffé tiene ahora entre manos el montaje de la película, protagonizada por la chica Bond Olga Kurylenko, con el objetivo de que llegue a los cines en otoño del año que viene.

Joffé, en un primer momento, quiso descartar un proyecto que, debido a la cuestión religiosa y al perfil polémico del Opus Dei, promete atraer una revisión mayor que cualquier película.

En "El código da Vinci", el Opus Dei fue presentado como un culto secreto que recurría al asesinato para cubrir una tapadera católica de más de 2.000 años. También ha sido criticado por aquellos miembros más liberales de la Iglesia que desconfían de su poder y alcance y por antiguos miembros que cuentan casos de coacciones y autolesiones.

Pero cuando vio un vídeo de Escrivá frente a una gran multitud, Joffé cambió de idea.

El sacerdote, canonizado en 2002, se enfrentaba a la pregunta de una chica judía de si debía convertirse al catolicismo. Sabiendo que iba a ofender a los padres, Escrivá le dijo que no.

"Una de las cosas que me impresionaron sobre José María fue el hecho de que vio que la santidad no implicaba retirarse una orden religiosa, no requería convertirse en sacerdote", dijo el director en una teleconferencia reciente. "Sino que la santidad, los actos santos, podían llevarse a cabo por gente perfectamente normal en su día a día, lo que en ese momento era una idea muy radical".

¿PROPAGANDA POR CULTO?

Opus Dei (La obra de Dios) enseña a los católicos a llegar a la santidad a través del trabajo. La extendida organización conservadora fue fundada en 1928 y cuenta con alrededor de 85.000 miembros, 2.000 de ellos sacerdotes.

Más que una biografía de Escrivá, Joffé escribió un guión que rodeaba al sacerdote de personajes ficticios y que se centraba en temas universales como el amor, la traición o la redención.

El presupuesto de 30 millones de dólares (20,3 millones de euros) fue aportado por una mezcla de compañías mediáticas y unos 100 inversores encabezados por el productor Ignacio Sancha , economista español y miembro del Opus Dei. Sancha también puso a disposición de Joffé un miembro del Opus Dei para aconsejarlo durante el rodaje.

Pero a pesar de sus simpatías obvias hacia las enseñanzas de Escrivá y el apoyo económico y logístico de los miembros de la organización, Joffé rechazó la idea de que "There be dragons" fuera a ser una pieza propagandística del Opus Dei.

"Cuando la escribí (la carta de aceptación) les dije a los productores, de los que uno es miembro del Opus Dei: '¿Tendré la libertad para escribir lo que quiera?' Dijo que 'la única razón por la que acudimos a ti es que tengas la libertad para escribir lo que quieras'".

Sancha estuvo de acuerdo. "Roland nunca entraría en cuestiones de propaganda, izquierdas o derechas", explicó a Reuters.

Con propaganda o sin ella, "There be dragons" será bienvenida por aquellos miembros del Opus Dei que sienten que su organización ha sido denigrada por representaciones erróneas en la cultura popular.

"Estaba un poco cansado de escuchar, por un lado, que era una religión no convencional y, por otro, que era fantástica. Acudí a ellos y me dieron acceso a todo, y llegué a la conclusión de que no es una religión no convencional, sino una de las partes más modernas de la iglesia católica", afirmó Sancha, que se unió al grupo hace unos 20 años.

Joffé dijo que se había exagerado con la influencia del Opus Dei.

"¿De qué manera podría influir?", dijo. "Podría tener su influencia, me imagino, en la Iglesia. Comprobé cuántos cardenales eran del Opus Dei y creo que puede haber uno".