Público
Público

Las pelotas de goma de los Mossos irán numeradas después de que una mujer perdiera un ojo el 14-N

ICV pedirá la dimisión de Felip Puig y el director general de la Policía catalana, Manel Prat, si se demuestra que mintieron al Parlament cuando dijeron que la herida de Esther Quintana no fue producida por un proyectil de los a

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las pelotas de goma que salgan de las bocachas de los Mossos d'Esquadra irán numeradas para poder saber qué agente las disparó. Así lo ha decidido la Conselleria de Interior del Govern de Catalunya a raíz del caso de Esther Quintana, que perdió un ojo durante la pasada huelga general del 14 de noviembre después de que recibiera un impacto en la cara cuando se retiraba pacíficamente de una manifestación.

Según su testimonio, el objeto que le impactó fue un proyectil salido de un arma de los agentes, versión que el entonces conceller d'Interior, Felip Puig, negó en el Parlament. Mientras, continúa abierta la investigación sobre el suceso, que hace unos días dictaminaba que la herida coincidía con la forma de las pelotas disparadas por los Mossos y, previamente, habían sido llamados a declarar dos agentes.

ICV también ha anunciado este domingo que pedirá la dimisión de Puig y del director general de la Policía catalana, Manel Prat, si se evidencia que mintieron al Parlament y el juez determina que durante la huelga general Quintana perdió un ojo por una bala de goma. Según ha indicado el diputado Jaume Bosch en un comunicado, con independencia de si Puig mintió o no al indicar que los Mossos no utilizaron balas de goma en la carga efectuada durante la huelga general, el departamento de Interior debe aplicar con carácter inmediato la moratoria en el uso de este tipo de munición que ha pedido el Síndic de Greuges.

Bosch ha afirmado que 'si el juez acaba certificando que Esther Quintana perdió un ojo como consecuencia de una bala de goma, tal y como parecen indicar los informes forenses, el actual conseller de Empresa y Ocupación y exconseller de Interior, Felip Puig, debería dimitir por haber mentido al Parlament y a la ciudadanía, ya que aún siguen negando esta posibilidad'.